Búsqueda de Lesiones y Enfermedades

Lesiones y Enfermedades > Artículo: Rotura de Labrum >

Lesiones y Enfermedades

Rotura de Labrum

El Labrum cumple la importante misión de estabilizar la cabeza femoral en la cadera. Éste se puede romper por traumatismos o de manera secundaria a una patología en esa zona.

Autores: Rafols Del Canto, Claudio
Especialidades: Traumatología y Ortopedia
Sub especialidades: Cadera

Centro Médico MEDS
Causas I Síntomas I Tratamiento I Prevención

La cadera es probablemente la articulación más estable del cuerpo. Está compuesta por una estructura esférica, como un balón, llamada cabeza femoral. A su vez, esta esfera se encuentra dentro de una verdadera copa llamadA acetábulo, que es la articulación de la cadera, que hace que funcione como un verdadero rodamiento. Éste tiene un anillo de seguridad compuesto por un tejido fibrocartilaginoso que rodea la cabeza femoral impidiendo que se salga de la articulación, lo que genera un ambiente protegido. Ese anillo se llama labrum.

El labrum es un potente estabilizador de la cabeza femoral, de ahí su importancia, aumenta la superficie articular de la cadera y permite llevar un cierto grado de sensación espacial de la cadera dado por receptores propioceptivos, o sea, receptores de sensación de movimientos, lo que le permite al cerebro mantener el dominio espacial de la extremidad.

 
Pantalla Completa

Rotura del Labrum de la Cadera

El labrum es un potente estabilizador de la cabeza femoral, de ahí su importancia, aumenta la superficie articular de la cadera y permite llevar un cierto grado de sensación espacial de la cadera dado por receptores propioceptivos, o sea, receptores de sensación de movimientos, lo que le permite al cerebro mantener el dominio espacial de la extremidad.

Definición

El labrum está sujeto a traumatismos, por lo que puede tener lesiones aisladas. Por lo general lo sufren pacientes que refieren en su historia un traumatismo importante en la cadera, quienes quedan con un dolor inguinal, muchas veces irradiado al glúteo o hacia la parte posterior del muslo, llegando, incluso, hasta la rodilla. No hay que olvidar que la cadera puede dar síntomas o molestia a través de la rodilla, por lo que muchos pacientes se quejan de la rodilla y no de la cadera. También las roturas aisladas pueden estar relacionadas con pacientes que debido a una constitución específica (hiperlaxos) pueden tener roturas por movimientos normales llevados al límite (bailarinas, artes marciales, yoga, entre otros).

Por otro lado, puede ser una rotura secundaria a una patología de la cadera. En este caso se entra en el capítulo del pinzamiento femoroacetabular de la cadera, donde el labrum no es más que la punta del iceberg. El cuadro clínico es similar pero al tomar radiografías se observa que la cabeza femoral no es esférica y presenta anormalidades, ya sea un cuello irregular, los llamados Bump o lesiones de tipo Cam, que son aumentos de volumen en la unión del cuello y la cabeza femoral, que al flectar o girar generan daño en los bordes articulares, zona donde se encuentra el labrum.

También existen lesiones tipo pincer, en las que el acetábulo es mucho más grande y encastilla la cadera, restringiendo el movimiento, por lo cual el paciente al tratar de mover la cadera, daña el borde acetabular y obviamente el labrum, generando un fenómeno doloroso.

Hay que destacar que el 90% de los pacientes presenta pinzamiento femoroacetabular mixto, pequeñas lesiones pincer y pequeñas lesiones tipo Cam. Es muy raro encontrar puro Cam o puro pincer.

¿Por qué se produce?

No se conoce bien cuál es el origen de esta lesión. Puede ser por fenómenos adquiridos, como microgolpes repetidos en deportistas de elite o de alto entrenamiento, los que comienzan a generar fenómenos inflamatorios a nivel del cuello femoral, algo que provoca un callo óseo, el que a su vez genera un aumento de volumen.

Por otra parte, aunque no hay certeza, puede haber un tema hereditario, ya que hay padres que tienen estas lesiones de pinzamiento y se pueden ver en sus hijos lesiones muy similares.

Deportes en que se produce más frecuente

Probablemente en Chile el deporte que más lesiones genera es el fútbol. También se sabe que este es un deporte muy condicionante de artrosis de cadera. A esto hay que agregar los deportes que realizan en su técnica mayores movimientos de la cadera como son las artes marciales, el yoga, la danza, el atletismo, sobre todo en aquellas especialidades como las carreras de obstáculos.

Síntomas

Los pacientes sienten un marcado dolor en la región inguinal, en la parte anterior de la cadera, que puede estar irradiado al glúteo, a la cara lateral de la cadera. Ese dolor puede ocurrir en relación a comenzar a caminar después de estar mucho rato sentado, molestia que cede después de dar un par de pasos. Puede ser confundida con un síndrome de dolor lumbar.

Además los pacientes comienzan a sufrir esto en forma repetitiva y empiezan a perder ligeramente la movilidad. Las rotaciones se van restringiendo, sienten que la flexión ya no es indolora o que el simple acto de ponerse los zapatos se les hace más complicado.

Diagnóstico

El diagnóstico fundamental es hecho en base a la historia clínica, porque pueden haber pacientes con radiografías de pinzamientos que son asintomáticos y en ellos sólo se debe observar y esperar que la patología no progrese.

En conclusión, el paciente tiene que presentar síntomas dolorosos de cadera específicos al pinzamiento. Para ellos existen pruebas clínicas, las que se corroboran con radiografías en las que debieran aparecer signos de lesiones tipo pincer y lesiones tipo Cam.

También se pueden realizar exámenes más exhaustivos, los que entregan mucha más información, como la resonancia magnética. Si la duda persiste se puede realizar una resonancia magnética con contraste, que es la que se conoce como artroresonancia magnética, que pinta la articulación por dentro, convirtiéndolo en el examen más específico y sensible, pero como es invasivo, ya que implica puncionar la cadera, se deja para algunos pacientes de diagnóstico difícil.

Tratamiento

Básicamente tiene dos fases:

En fases muy iniciales, donde los síntomas son escasos o de muy poco tiempo de evolución, se debe realizar un tratamiento conservador: manejo del dolor con analgésicos, antiinflamatorios y kinesiología. Debe mantener la terapia por un período que varía entre las cuatro y ocho semanas.


Si el resultado no es satisfactorio y las molestias continúan, el paciente debe someterse a una intervención quirúrgica cuyo objetivo es reinsertar el labrum si está roto y reparar todas las anomalías óseas que pueda tener la cadera. Éste procedimiento se conoce como artroscopía de cadera y en la actualidad es una cirugía con indicaciones especificas y en general bien reglada. Después de eso viene un período de rehabilitación post operatorio de cuatro semanas, cuyo objetivo es mejorar la movilidad articular. En el segundo mes, la terapia tiene como objetivo mejorar la fuerza y coordinación muscular, de este trabajo se debe pasar a un trabajo en gimnasio hasta tener una movilidad, fuerza, coordinación y obviamente, ausencia de dolores. Aproximadamente al quinto o sexto mes se podrá dar de alta al paciente para la actividad deportiva.

La duración de la cirugía va a variar según las características del paciente. Si tiene una lesión de labrum aislada, sin otras alteraciones, probablemente la cirugía dure de 30 a 60 minutos. Pero si el paciente tiene diversas lesiones óseas, más lesiones de cartílago, de labrum, es probable que la cirugía pueda durar entre una hora y media y dos horas y media. Dentro de las cirugías artroscópicas que se realizan, ésta debe ser la que presente mayor dificultad técnica.

Hay que tener claro que esta no es una cirugía para recuperar o regenerar cartílago, incluso cuando existe un grado avanzado de daño del cartílago la cirugía no está indicada, porque puede gatillar el aceleramiento de la patología artrósica, por tanto debe ser realizada en una cadera con cartílago moderadamente sano y lo más joven posible.

Recuperación

Al solucionar el fenómeno de pinzamiento la anatomía de la cadera es más cercana a lo normal evitando que el pinzamiento vuelva a ocurrir.

En términos generales más o menos un 90% de los pacientes quedan en buenas o excelentes condiciones y que le permiten hacer la actividad física que venían realizando con anterioridad. El otro porcentaje queda con algunas molestias residuales, muchas veces generadas por tendinopatías crónicas preexistentes

Prevención

La rotura del labrum no hay cómo prevenirla, pues es secundaria a una alteración morfológica de la cadera, pero su diagnóstico precoz podría evitar un daño progresivo de la articulación. Pacientes con defectos de pinzamientos debieran evitar algunos deportes de riesgo. Pacientes hiperlaxos, por ejemplo,  deben hacer un trabajo global de fortalecimiento muscular, de estabilización articular y general, que induzcan a disminuir movimientos anormales en sus articulaciones.

Esta información es de carácter general e informativa y en ningún caso se puede entender como un consejo sobre tratamiento específico alguno, ninguno de estas indicaciones puede usarse sin previa indicación médica. Consulte siempre a su médico.
Este documento fue revisado en: 30-09-2011
Categorías: Cadera
Etiquetas: artroscopía, cadera, labrum
Mostrar barra de usuario