Lesiones más habituales en el Running

Las principales lesiones que se producen con la práctica del running se centran en las extremidades inferiores, especialmente en las rodillas, donde hay dos lesiones de consideración, que son la tendinopatía rotuliana y el síndrome de fricción de la banda iliotibial.

El Dr. Gastón Caracciolo, médico traumatólogo especialista en rodilla de Clínica MEDS, explica las principales características de este tipo de lesiones.

PRINCIPALES LESIONES

La tendinopatía patelar (o tendinopatía rotuliana): Se manifiesta como un dolor en la cara anterior de la rodilla, que muchas veces desaparece cuando la persona entra en calor o comienza a hacer actividad física, pero luego se vuelve a manifestar cuando el paciente se enfría o deja la actividad.

El síndrome de fricción de la banda iliotibial: Se caracteriza por un dolor que se produce en la cara lateral de la rodilla, que los pacientes tienden a describirlo como algo que les quema o arde. Generalmente se presenta después de unos minutos de ir corriendo.

Otras lesiones frecuentes en el running son la periostitis o síndrome de estrés medial de la tibia, la tendinopatía del Tendón de Aquiles, fascitis plantar y fracturas por estrés.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN?

La mayoría de las lesiones del running se producen por una mala planificación del entrenamiento. Por ejemplo, cuando alguien comienza a correr largas distancias en muy poco tiempo y el cuerpo aún no está adaptado al impacto de esa carga de ejercicio. En otras ocasiones, las personas se entusiasman al ver una significativa baja de peso y aumentan de manera abrupta la cantidad de kilómetros que están corriendo.

Con este panorama, el principal mecanismo de las lesiones en el running se produce por sobrecargas, al realizar una actividad repetitiva que genera la inflamación de ciertos tejidos, que no llegan a recuperarse en el tiempo. Es por esto que uno de los problemas más frecuentes, es comenzar con altos volúmenes o alta intensidad cuando no se está acostumbrado a esa cantidad de carga.

¿QUIÉNES ESTÁN MÁS PROPENSO A LESIONARSE?

Las personas que están más propensas a estas lesiones son quienes realizan más volumen de entrenamiento, pero también hay ciertas condiciones que influyen.

  • Sobrepeso
  • Calzado inadecuado
  • Correr en superficies muy duras

Aun así, la mayoría de las lesiones se da por una mala planificación, es decir, por entrenar con volúmenes a los que el cuerpo aún no está preparado. Por lo tanto, se debe comenzar a correr paulatinamente, aumentando la carga de ejercicios de manera progresiva y siempre asesorado por expertos.

¿CUÁNDO DEBEMOS PARAR?

En cualquier actividad física los dolores aparecen luego de entrenar, es lo que se llama DOMS o dolor muscular tardío. Aun así, se debe parar y consultar a un médico cuando se presenta algún tipo de molestia e incapacidad en actividades de la vida diaria y ésta comienza a ser constante en el tiempo.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico es clínico y muchas veces es apoyado con imágenes (ecografía, resonancia), como un estudio complementario para confirmar la sospecha clínica.

TRATAMIENTO

En general, las lesiones en el running tienden a producirse por una sobrecarga, a raíz de movimientos repetitivos, por lo que si son detectadas a tiempo no requerirían llegar a una cirugía, a excepción de casos muy puntuales.

El tratamiento en una primera etapa consiste en el uso de antiinflamatorios, hielo local y medidas físicas para bajar la inflamación. Por lo tanto, la base del tratamiento es la kinesiología, con énfasis en el fortalecimiento muscular, para mejorar algunos aspectos biomecánicos de la marcha.

SI NO LO TRATO

Hay lesiones que se pueden transformar en crónicas si no se tratan, como las tendinopatías. Esto se da cuando los pacientes no consultan o lo hacen de manera tardía, cuando ya el dolor no les permite ni empezar a correr o se manifiesta en actividades de la vida diaria. Por lo tanto, una lesión que partió como aguda se puede transformar en crónica, lo que va a significar que cueste mucho más resolver el problema por medios tradicionales de kinesiología y en algunos casos habría que recurrir a la cirugía.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LESIONES

Las principales recomendaciones para evitar lesiones, especialmente para alguien que está empezando a correr son:

  • Comenzar a correr de manera progresiva
  • Tener una zapatilla adecuada y cambiarla cada cierto tiempo
  • Dosificar las cargas de entrenamiento.
  • Tener un descanso adecuado
  • Mantener una buena alimentación
  • Realizar actividades complementarias de fuerza y elongación

El running lo puede realizar cualquier persona, siempre que lo haga en función de sus capacidades y de forma progresiva. Además, es beneficioso para nuestro cuerpo, tiene un alto gasto energético y es un aporte positivo para la salud mental de las personas.