Síndrome de fricción de la banda iliotibial o tendinopatía de la banda iliotibial

Principalmente esta inflamación ocurre a nivel de la cara lateral de la rodilla y se da principalmente en dos deportes: ciclismo y running. Cuando uno flecta la rodilla, esta banda pasa a través del fémur y roza en este sentido.

Definición

La banda iliotibial corresponde al tensor lateral que tenemos a nivel del muslo y que esta inserto desde la cadera, hasta la parte inferior de la rodilla a nivel de la tibia. Este tensor es fundamental para poder mantener la estabilidad lateral a nivel de la rodilla y también un músculo importante en la zona proximal, a nivel de la cadera.

En general a este tensor no se le daba mucha importancia en la parte de fortalecimiento y elongación, sin embargo en el último tiempo se ha visto que es muy relevante en el tratamiento completo en tendinopatías de la rodilla y la cadera.

En qué deportes se produce más frecuentemente

Principalmente esta inflamación ocurre a nivel de la cara lateral de la rodilla y se da principalmente en dos deportes:
ciclismo y running.

Cuando uno flecta la rodilla, esta banda pasa a través del fémur y roza en este sentido. Por lo tanto existen ciertas condiciones que van a favorecer que puedas desarrollar este tipo de problemas.

Síntomas

Es un dolor por el costado externo de la rodilla, aunque puede difundirse un poco el dolor, desde la rodilla hacia arriba, pero siempre por la cara externa y esto se da generalmente durante el trote, cuando se produce el roce.

Dependiendo de la gravedad de la lesión el dolor puede aparecer a los 15 ó 20 minutos de trote, pero si hablamos de un paciente crónico el dolor puede ser inmediato.

Tratamiento

En general este tipo de patologías se trata con antiinflamatorios, hielo local y kinesioterapia, que se orienta a un trabajo de elongación de esta banda. Y lógicamente que al poder descubrir si se esta realizando algo en forma técnicamente inadecuada.

Cuando esto no da resultado tenemos la opción de infiltrar al paciente, que idealmente debiera hacerse bajo ecotomografía para tener mayor seguridad de que no se va a dañar ningún tejido, si estos dos tratamientos no dan resultado, se opta por cirugía.

Cirugía

Es una intervención de mediana complejidad que dura aproximadamente una hora, y donde el paciente se va a su casa al día siguiente. Luego de eso, la idea es darle un inicio de entrenamiento kinésico a los 5 días de realizada la operación. Lo ideal es que la rehabilitación sea precoz, para poder generar una elongación y no una retracción de la banda.

Tiempo estimado de rehabilitación:

A través del tratamiento médico, sin operar, que consta de antiinflamatorios y kinesioterapia debería durar al menos un mes. Si no se logran los resultados esperados hay que ver las otras alternativas, y ahí los plazos varían mucho dependiendo de la magnitud de la inflamación.

Rehabilitación Kinésica

El proceso de rehabilitación del paciente va a estar siempre determinado por su sintomatología y su período de kinesioterapia puede prolongarse entre 3 y 4 semanas. Además, junto con el dolor que puede presentar el paciente en la cara externa de la rodilla, se manifiestan contracturas de los músculos, los que al palparlos producirán dolor.

Objetivos

El tratamiento kinésico considera el uso de fisioterapia, que busca disminuir el dolor y la inflamación que se producirá por el roce de la Banda Iliotibial, por lo que será necesario el uso de TENS (corrientes analgésicas), calor sobre la musculatura (compresas húmedo-calientes), frío sobre la inserción del tendón y un buen masaje.

Esta etapa va a ir acompañada de elongaciones del tensor de la Fascia Lata, los Isquiotibiales y los glúteos mayor y medio.

Un tema importante a considerar es el análisis postural del paciente y cómo se comportan sus rodillas para comenzar un trabajo de ejercicio aeróbico sin impacto (bicicleta). Cuando haya mejorado de manera importante la sintomatología, puede trabajar en elíptica. Además, el paciente debe fortalecer la cara medial del muslo, en especial del vasto medial del cuadriceps y los aductores.

Tras cada sesión de kinesiología, se debe aplicar frío localizado sobre la zona de inserción.

Retorno a la Alta Competencia

Una vez realizada la rehabilitación kinésica, y antes de retornar a los entrenamientos del deporte que practica, resultará importante determinar si el deportista tiene un desbalance muscular de su tren inferior.

Esto se puede dilucidar a través de una evaluación Isokinética, la que permitirá determinar en forma más objetiva los parámetros musculares sobre los cuales trabajar con el paciente.

Se debe considerar el grado de flexibilidad que tiene el paciente, sobre todo de la zona externa o lateral del tren inferior (glúteo medio, fascia lata y cuádriceps, entre otros). Una vez determinado estos parámetros, ya estará claro hacia dónde enfocar el entrenamiento.

La evaluación juega un papel primordial para enfocar los siguientes pasos a seguir. Si por ejemplo la actividad deportiva del paciente es jugar futbol, el tratamiento será dirigido a mejorar la flexibilidad y elongación muscular, al mismo tiempo que la contracción adecuada entre los músculos involucrados en el gesto deportivo.

Por otra parte, si el paciente practica running, el tratamiento se enfocará en el fortalecimiento de la musculatura de cadera para dar una mayor estabilidad de ésta durante el trote, lo que no es indicativo que solo sea necesario realizar uno u otro tipo de tratamiento según la actividad.

Finalmente se realizará un reintegro deportivo enfocado a la actividad deportiva, ya sean ejercicios con balón y cambio de dirección,  como en el caso de quienes juegan futbol, o si se trata de un runner, estará enfocado en cambios de velocidades y resistencia.