Otorrinolaringología

La especialidad de otorrinolaringología permite prevenir, diagnosticar y tratar las patologías que se dan en el sistema respiratorio alto, como oídos, boca, garganta, nariz, cabeza y cuello. Abarca algunas alergias, vértigo, amígdalas, adenoides, entre otros.

Nuestro destacado equipo de especialistas:

Es importante que los pacientes tengan una actitud preventiva ante posibles síntomas, asistiendo a consultas, al menos, una vez al año.

El tratamiento de Otorrinolaringología puede contemplar uso de fármacos o cirugías como amigdalectomía (extirpación de amígdalas), adenoidectomía (extirpación de adenoides), cirugía de oídos y cirugía de cavidades perinasales.

Debes consultar con un especialista en caso de tener sospecha de sinusitis, alergia (rinitis), vértigo y mareos recurrentes, roncopatía (roncar), disfonía o afonía, alteración o disminución de la audición y malestar en oídos o garganta que se extiende por varios días y/o con gran intensidad.

EXÁMENES A REALIZAR EN CLINICA MEDS
-Nasofibroscopía
-Audiometría (Adulto y niños)
-Impedanciometría

Algunas patologías son:

Otitis

Es una inflamación aguda del oído medio que puede producirse como consecuencia de un resfrío, un dolor de garganta o una infección respiratoria. Hay diferentes tipos de otitis, entre las que destacan:

  • Otitis Media con Efusión:

Es una inflamación del oído medio por acumulación de líquido dentro de él. Los síntomas suelen ser escasos, por eso se le llegó a llamar otitis silente. El paciente puede quejarse de un dolor de oído leve o de escuchar mal.

  • Otitis Media Aguda:

Es una inflamación aguda del oído medio, generalmente producida por bacterias y que se caracteriza porque el paciente presenta dolor intenso de oído, fiebre y, a veces, un cuadro de virosis respiratoria alta o resfrío.

Roncopatía y apnea del sueño

El ronquido es un ruido respiratorio fuerte, rudo o agudo que ocurre durante el sueño. Se produce por la vibración de cualquier parte de la vía aérea superior: nariz, faringe o laringe. Cuando alguna de estas zonas se obstruye parcialmente, los pulmones se ven forzados a inhalar con más fuerza para compensar la falta de aire que entra al cuerpo, provocando ese sonido tan característico.

Si los ronquidos son constantes, es importante consultar con un especialista, ya que podría estar asociado a apneas.

La apnea puede generar problemas cardiovasculares y de hipertensión en el pulmón. Además, impide un descanso adecuado, ya que el cuerpo, al quedarse sin oxígeno, produce constantes “micro despertares” y no se alcanza un sueño reparador.

Rinosinusitis

La Rinosinusitis puede ser aguda o crónica, siendo esta última una de las enfermedades más prevalentes en el mundo. Mientras la rinosinusitis aguda implica una infección temporal de los senos nasales, a menudo asociada con un resfriado, la crónica corresponde a una infección persistente en los senos paranasales luego de 12 semanas de tratamiento médico adecuado.

Esta dolencia es mucho más frecuente en adultos que en niños y se da en igual proporción en mujeres y hombres.

Los síntomas pueden no ser muy intensos, lo que hace que el paciente se demore en consultar: voz gangosa, descarga de mucosidad amarilla o verde por detrás de la nariz (descarga posterior), tos con desgarro, disminución del olfato, sensación de obstrucción nasal y, a veces, dolor de cabeza o en la frente. También puede asociarse a sensación de fatiga crónica.

Alteración o disminución de la audición

La pérdida de audición puede ser de forma súbita o paulatina, por lo que siempre es recomendable visitar a un especialista a tiempo. Hay algunas sorderas, como la sordera súbita, que tratada dentro de las primeras 72 horas, puede recibir un tratamiento que mejore mucho su pronóstico y resultados.

Durante el crecimiento de los niños, hay que estar atentos a los estímulos y respuestas que estos nos brinden y consultar con un otorrinolaringólogo ante cualquier duda.

A partir de los 40 años comienza el envejecimiento del oído interno con la pérdida paulatina en los tonos agudos, cuyo proceso se llama “Presbiacusia”. En los adultos mayores, la pérdida de audición aumenta el deterioro psicorgánico, por lo que es importante consultar con un especialista cuando exista dificultad para escuchar frente al ruido ambiente o a mucha gente hablando a la vez. El uso de audífonos es muy importante para evitar que este deterioro psicorgánico avance.

Mareos y vértigo

El mareo es la alteración del equilibrio que se presenta a través de desvanecimiento, debilidad o inestabilidad. Por otro lado, el vértigo es la sensación de que la persona o su entorno están girando constantemente, lo que impide, por ejemplo, mantenerse en pie. Esto sucede por una alteración en el sistema del equilibrio. Está acompañado, de forma frecuente, de náuseas y vómitos.

El vértigo puede ser periférico o de origen central:

  • Periférico: Se origina por alguna falla en el órgano del equilibrio del oído interno. Puede ser de origen viral o vascular.
  • De origen central: Algo está afectando al sistema nervioso central en la zona del análisis del equilibrio.

Es importante visitar urgentemente a un especialista en caso de sufrir vértigo, sobre todo si se dan de forma súbita, acompañados de dolor de cabeza, dificultad para hablar, caminar o existe pérdida de fuerza en alguna de las extremidades.

Disfonía o afonía

La disfonía es una de las patologías del habla más frecuentes y se reconoce como la pérdida parcial del timbre normal de la voz debido a un trastorno funcional u orgánico de la laringe. Mientras que la afonía es la pérdida total de la voz, siendo la alteración máxima de la disfonía.

Estas patologías se originan por la hiperfunción vocal, generando nódulos en cuerdas vocales, pólipos o el edema de cuerda vocal.

Ante la presencia de alguno de estos síntomas, no dude en consultar con un profesional para que pueda iniciar un tratamiento oportuno.