Tendinitis pes anserinus

Esta lesión se produce por la inflamación de los tendones de la “pata de ganso” y es más común en mujeres que hombres.

Definición

La inserción combinada de los músculos Gracilis, Sartorio y Semitendinoso, aproximadamente a 5 cm. distal de la porción medial de la rodilla, forma una estructura que remeda la membrana natatoria de los gansos. De ahí su nombre. Estos músculos son flexores primarios y rotadores internos de la rodilla. La tendinitis de la pes anserinus es la inflamación de estos tendones.

¿Por qué se produce?

Las molestias se producen por la inflamación de los tendones de la “pata de ganso”, asociado o no a inflamación de la bursa anserina. Reportes informan que este síndrome es más común en mujeres con artrosis de rodilla y con sobrepeso. Sin embargo, el grado de intensidad del síndrome no está relacionado con el nivel de degeneración que se encuentre en la rodilla.

Se cree que es más frecuente en mujeres debido a que tienen la pelvis más ancha, resultando en una angulación de la rodilla que lleva a una mayor presión del área de inserción de la pata de ganso.

Por otra parte en diabéticos también se ha visto una gran proporción de estos pacientes.

¿En qué deporte se produce más frecuentemente?

Esta es una patología que se observa principalmente en corredores de larga distancia. Dentro de la etiología se incluye al traumatismo, la retracción de los músculos posteriores del muslo, exostosis o prominencia ósea en la zona medial de la rodilla, pie plano, genu valgo o rodilla con desviación lateral de su eje.

Síntomas

Estos incluyen dolor en la cara antero-medial de la rodilla al subir o bajar escaleras. Dolor a la palpación en el área de inserción tendinea y ocasionalmente edema. Los pacientes pueden tener dolor nocturno y matinal con rigidez de mayor a una hora. Las molestias aparecen también al levantarse de una silla o bajarse de un auto.

Diagnóstico

La desaparición del dolor después de la inyección local de anestésicos puede contribuir al diagnóstico. En la mayoría de los casos la ecotomografía en manos experimentadas y la resonancia nuclear magnética pueden ayudar a confirmar el diagnóstico clínico.

Tratamiento

El tratamiento inicial debe incluir el reposo de la rodilla afectada, crioterapia (frío por períodos de 15 minutos) en casos agudos y antiinflamatorios. El uso de una almohada entre las piernas durante las noches puede ser necesario. En los pacientes obesos también se requiere que pierdan peso. Tampoco hay que olvidar los trastornos secundarios como problemas con el alineamiento y pie plano. El control diabético no debe dejarse de lado.

También se deben realizar ejercicios isométricos para evitar la atrofia del cuádriceps por desuso. Además la inyección de anestésicos locales asociados a corticoides en la bursa es una opción en casos de bursitis probados. Eso sí se debe tener cuidado de no infiltrar corticoide intratendineo.

Por su parte la fisioterapia cumple su rol en el tratamiento de este desorden. El ultrasonido ha sido documentado como efectivo en la reducción del proceso inflamatorio del síndrome anserino. La estimulación eléctrica transcutánea (TENS) ha sido usada en otros tipos de bursitis, sin embargo no ha sido probada para este síndrome.

Además se deben fortalecer y elongar los abductores y cuádriceps, especialmente en los últimos 30 grados de extensión, usando el vasto medial en vez de elongar músculos que comprometan la “pata de ganso”. La elongación muscular puede otorgar una reducción importante de la presión en la “pata de ganso” y en la bursa anserina.

Si requiere cirugía, ¿en qué consiste?

La cirugía está indicada sólo en caso de que falle el tratamiento conservador. Una simple incisión seguida de drenaje de la bursa distendida puede provocar una mejoría de los síntomas. En casos de exostosis o prominencias óseas, éstas pueden ser resecadas.

Prevención

El control glicémico de los diabéticos, el sobrepeso, la artrosis de rodilla y la elongación muscular deben ser optimizadas para reducir la probabilidad de aparición de este síndrome. Además de corregir alteraciones de la marcha o del pie. Es más preciso referirse como “síndrome anserino”, ya que existe muchas veces afectación no solo del tendón de la “pata de ganso”, sino que también de la bursa, tejido paniculitis del tejido graso del compartimiento medial, ligamento colateral medial, menisco, entre otros.

Tags: