Tendinitis de Cadera

Es una lesión que se diagnostica cuando existe una inflamación de los tendones glúteos que se ubican alrededor de la cadera

Definición

También conocida como Tendinopatía Glútea, es una lesión que se reconoce por la inflamación de los tendones glúteos que se ubican alrededor de la cadera. Son tres los tendones que se inflaman, conocidos como el glúteo mayor, glúteo medio y glúteo menor y los más afectados en esta patología son el glúteo medio y menor generando dolor en la zona lateral de la cadera, dice el Dr. Orlando Paredes, médico traumatólogo.

La Tendinopatía Glútea es más común en mujeres mayores de 40 años, ya que existe un factor degenerativo asociado a la falta de circulación sanguínea.

Es una lesión que es común entre quienes practican el running o ciclismo, debido a las constantes reiteraciones que el deporte involucra, afectando directamente esta zona del cuerpo.

Características de la Cadera

Alrededor de la cadera existen grandes grupos musculares y tendones que se pueden inflamar, por lo general, en relación a sobre uso o a un gesto técnico realizado de manera repetitiva o incorrecta.

La Tendinitis de Cadera se presenta, frecuentemente, en pacientes que aumentan de manera importante su carga deportiva, cambian su rutina habitual (por ejemplo, comenzar con trail running sin haberlo hecho previamente) o se están iniciando en la actividad deportiva tras un período de sedentarismo.

Es importante siempre consultar con un especialista ya que existen otras patologías de cadera que deben ser descartadas (artritis inflamatorias, pinzamiento de cadera, necrosis avascular entre otras)

Los principales grupos musculares que se pueden ver afectados varían dependiendo de la actividad deportiva en cuestión, pero a grandes rasgos incluyen el psoas iliaco (principal flexor de cadera), los isquiotibiales en su origen en la tuberosidad isquiática, los aductores de cadera (conocido habitualmente como pubalgia) y los abductores de cadera (síndrome de dolor trocánter mayor, tendinitis abductores o bursitis trocantérica).

¿Por qué se produce?

Una gran cantidad de pacientes que consultan por este dolor a la cadera y que se les ha diagnosticado una Tendinopatía Glútea después de exámenes con imágenes, se asocia a las personas que se sientan por periodos muy prolongados con las piernas cruzadas o en superficies muy rígidas.

La Tendinitis de Cadera, dice el Dr. Tomás Amenábar, es un término amplio que puede incluir una serie de estructuras. Es esencial determinar que el dolor provenga efectivamente de la Cadera y no sea un dolor musculoesquelético de otra localización (por ejemplo lumbar), un dolor irradiado o un dolor que tenga otro origen (digestivo, genitourinario, ginecológico).

En el mundo de la actividad física, esta lesión es más común en deportes de contactos, como las artes marciales y, también, Yoga, debido a las repetidas cargas de ejercicios que involucra la práctica de este tipo de actividades, provocando una sobrecarga en el área afectada.

Síntomas

Los pacientes que se les ha diagnosticado una tendinopatía glútea, sienten dolor en el aspecto lateral de la cadera, ocasionando una gran incomodidad al estar de pie o, incluso, al dormir de lado. No son tolerantes al dolor, no pueden estar muchos en alguna posición que les acomode.

Diagnóstico

Se realiza a través de una ecografía de partes blandas. Sin embargo, una resonancia magnética es ideal para tener mayor precisión sobre cuáles son los tendones que están inflamados y la zona exacta donde se presentó la lesión.

Es una lesión que, generalmente, en el primer diagnóstico médico se confunde con la bursitis trocanteriana de cadera. Esta es la causa principal por la que se requiere en la mayoría de los casos una resonancia magnética para tener mayor precisión, ya que la cercanía entre cada una de ellas es mínima y los síntomas que se presentan son muy similares.

Tratamiento

El tratamiento para una tendinitis glútea, en una primera instancia, conservador, es decir, que se recetan medicamentos (antiinflamatorios y analgésicos), que aliviarán la inflamación y el dolor, aplicación de calor o hielo local, según la etapa en que esté la evolución de la patología, complementado rehabilitación fisio – kinésica, en donde se aplican distintas fuentes de calor, además de ultra sonido y ultra analgesia.

También se realizan ejercicios terapéuticos específicos para este tipo de problemas. Todas estas instancias durante la recuperación son necesarias para disminuir la gravedad de la patología.

Etapas

  • La primera etapa, en general, consiste en reposo relativo, con cambio de la actividad y apoyada por medicamentos antiinflamatorios.
  • Posteriormente es esencial una adecuada rehabilitación con kinesiología.
  • Por lo general la respuesta a tratamiento es muy satisfactoria, sin embargo existen tratamientos de segunda línea que se reservan para aquellos casos más complejos o refractarios a tratamiento. Estos consisten principalmente en infiltración guiada por ecografía con corticoides o plasma rico en plaquetas (PRP), terapia con ondas de choque extracorpóreas e incluso cirugía.

 

Tratamiento Kinésico

Este tipo de tratamiento se utiliza tanto en la Tendinopatía Glútea como en la Bursitis Trocanteriana, el cual se divide en tres fases:

Fase 1
Se tratan de evitar todos los movimientos y gestos asociados a las acciones de la vida diaria o deportiva que puedan producir dolor, como puede ser sentarse con las piernas cruzadas, dormir para el lado de la zona afectada o evitar ejercicios de impacto, entre otros.

Además, se intenta mantener la movilidad de la articulación y el tejido blando a través de masajes descontracturantes.

Fase 2
Se pretende fortalecer la musculatura, progresivamente, según la tolerancia del paciente. Además, se intenta aumentar los rangos articulares de la cadera y se le enseñan al paciente algunos tipos de masajes miofasciales para que pueda auto realizárselos en su casa.

Asimismo, se inician los ejercicios de propiocepción y equilibrio.

Fase 3
Enla última etapa y final, se comienzan a incluir ejercicios de impacto, de cambio de dirección, fuerzas no lineales y, además, se siguen fortaleciendo las habilidades y destrezas musculares para que los pacientes realicen en su vida diaria sin molestias ni dolores, es decir, el paciente ya inicia su preparación final para el total reintegro a su deporte o sus actividades normales.

Reintegro Deportivo

El Retorno Deportivo, explica el traumatólogo de MEDS, Dr. Tomás Amenábar, varía caso a caso y depende, principalmente, del tiempo de evolución y cronicidad de la lesión, tendiendo a ser más larga la recuperación en pacientes que han presentado molestias por largo tiempo.

Por otro lado, el alta deportiva se otorga de manera conjunta por el médico tratante y el kinesiólogo, tras evidenciar una mejoría de la patología que permita un retorno deportivo seguro.