Atrapamiento Cubital

Esta lesión se produce por la compresión del nervio cubital, siendo el codo la zona más común donde se genera el atrapamiento

Definición

“El atrapamiento del nervio cubital comprende una neuropatía por compresión de este nervio (ulnar), que se extiende desde el cuello, pasando por la cara interna del brazo hasta llegar a la mano”, explica el Dr. Cristóbal Greene, traumatólogo.

Cuando se comprime este nervio, comienza nuna sintomatología de origen neurológico, como pérdida de sensibilidad en el territorio que inerva (actúa), que en general es el dedo meñique y el anular. Y después, si está más avanzado, se asocia pérdida de fuerza y atrofia muscular.

¿Por qué se produce?

En general, igual que todas las neuropatías compresivas, hay una compresión del nervio y eso puede ser a varios niveles. Lo más frecuente es que se produzca a nivel del codo y el factor que lo produce es la existencia de varias zonas anatómicas en el codo que podrían determinar esta compresión (hay tabiques musculares y tabiques fibrosos donde el nervio puede verse comprimido).

También se puede comprimir en los casos de personas que han sufrido fractura de codo en la infancia y el hueso puede crecer desviado, haciendo que el nervio se elongue un poco y dé síntomas neurológicos o también en gente que tiene traumas repetitivos sobre el nervio, como algunos deportistas.

También es importante, como en toda neuropatía compresiva, buscar algunas causas médicas asociadas a la lesión. Por lo general los pacientes con hipotiroidismo, artritis reumatoide y diabetes son más susceptibles a la compresión que una persona sana.

Deportes en que más se produce

En relación a las actividades deportivas, lo que más está descrito en la literatura es en los pacientes que juegan béisbol, porque el mecanismo de lanzamiento produce una cierta tensión en valgo sobre el codo, es decir, el codo se hiper extiende, haciendo que el nervio se elongue y sufra daños. Otros deportes en los cuales se puede producir esta compresión, es el ciclismo, vóleibol y automovilismo.

Síntomas

En general el paciente se queja de un dolor que puede ser de carácter eléctrico o sensación de hormigueo, que generalmente va a recorrer el codo, el antebrazo y va a comprometer el dedo meñique y el anular. También puede comprometer el hombro, aunque lo más frecuente es que se produzca a nivel del codo.

Muchas veces los pacientes van a tener estos síntomas después de hacer actividades como trabajar en el computador apoyando el codo sobre la mesa o después de manejar un rato con el codo apoyado en la ventana, lo que hace que el nervio se comprima. Lo mismo ocurre con la gente que anda en bicicleta, en circuitos largos, donde luego de permanecer por muchas horas con las manos en posiciones fijas, el nervio se comprime y produzca los síntomas antes mencionados.

Cuando la enfermedad avanza mucho, es decir cuando existe una compresión constante, aparte de la sensibilidad se van a presentar alteraciones de la fuerza y se genera atrofia muscular, donde se ve que la mano se empieza a “chupar” y se marcan los espacios interdigitales.

Diagnóstico

Por lo general es clínico, donde se tiene que hacer una buena historia buscando los síntomas. Después el examen físico debe ser bien al detalle, porque se debe examinar el cuello, la columna cervical, el hombro, el codo y la mano, buscando distintos niveles de atrapamiento.

Por otra parte, como los nervios se originan a nivel de la columna cervical, a veces el diagnóstico diferencial de un atrapamiento cubital puede ser una hernia cervical, entonces se debe examinar y buscar síntomas asociados.

El diagnóstico complementario se hace con estudios de electrodiagnóstico. Se debe realizar una electromiografía con velocidad de conducción que permite ver cómo están transmitiendo los pulsos eléctricos en los nervios y orienta para definir en qué segmento está atrapado el nervio.

También en algunos casos (pacientes con dolor en el codo asociado), se puede hacer una ecografía de partes blandas que ayuda a ver si hay alguna patología asociada, por ejemplo, epicondilitis o ver cómo están las características del nervio: si está alterado en su estructura o no y ver si se luxa o no, es decir, si se sale de su lugar.

Tratamiento

Se puede dividir en dos grupos grandes:

  • Tratamiento médico o no quirúrgico: Se realiza en los casos leves o cuando están recién iniciados los síntomas. Contempla el uso de antiinflamatorios, medidas de protección del nervio (evaluar el puesto de trabajo del paciente, ver las posiciones que realiza en la casa, lo mismo al manejar) y uso de félulas en la noche para disminuir la compresión. Si es una patología leve debiera mejorar con esas medidas. Con esto se da un tiempo de tres meses a seis meses de tratamiento médico.
  • Tratamiento quirúrgico: Va orientado a liberar el nervio de la compresión. El punto donde más se comprime el nervio cubital es a nivel del codo. Para este procedimiento se usa anestesia general o regional endovenosa (eso se analiza con el anestesista), se hace una incisión a nivel del codo por la cara interna, se busca el nervio y se libera de los sitios de compresión. Luego se transpone el nervio, es decir, se cambia de la posición en que está y se cubre con una capa de grasa. Otra alternativa es solamente liberarlo o hacer una transposición que es un poco más compleja, donde se pasa el nervio por debajo de un músculo.

Recuperación

Va a depender de lo que se haga. En general cuando se hace una cirugía que es de liberación solamente, con transposición sin que sea submuscular, la recuperación es bastante rápida. El paciente queda con un cabestrillo sin necesidad de inmovilización y empieza a mover el codo apenas pueda, se retiran los puntos a las dos semanas y de ahí en adelante hace vida normal.

En algunos casos puede quedar con un grado de rigidez, sobre todo cuando el paciente ha estado mucho tiempo inmovilizado y ahí se necesita de trabajo de kinesioterapia complementaria. Cuando la transposición es submuscular es más complejo, porque la cirugía es mayor y hay que esperar que cicatricen las partes blandas, lo que tiene un tiempo de recuperación más prolongado.

Prevención

La prevención está orientada a evitar las malas posturas que compriman el nervio, así, por ejemplo, en la oficina o en la casa al usar el computador se debe utilizar un soporte para el mouse, soporte para las manos ante el teclado y colocar la pantalla a una altura adecuada. Todos estos elementos en general, ayudan a prevenir esta lesión.

Reintegro Deportivo

Según explica el médico traumatólogo, Dr. Mariano Serrano, el nervio cubital se atrapa más frecuentemente en el codo, constituyendo la segunda neuropatía por atrapamiento más frecuente luego del túnel carpiano.

Esto se produce muy particularmente en deportistas lanzadores, debido a fuerzas con flexión del codo, lo que produce una disminución del espacio por donde transcurre el nervio, produciendo su compresión. A esto se pueden asociar algunas otras lesiones, tales como ligamentarias que aumentan la compresión del nervio a este nivel.

Se debe realizar un plan de elongación y fortalecimiento de la musculatura del codo, según la presencia de los síntomas, y así, el reintegro progresivo a la actividad deportiva se efectuará entre las ocho a 12 semanas. El entrenamiento con fuerza se inicia a las seis semanas y las actividades de lanzamiento no antes de las ocho.

Normalmente cerca de la semana 12 se puede realizar una actividad sin mayores restricciones. Dependiendo del nivel del deportista, y por lo tanto, de las exigencias al codo, el retorno a actividades normales de alta competencia suele ocurrir entre el séptimo y el décimo segundo mes, presentándose un bajo porcentaje de recidivas cuando la cirugía ha sido exitosa.