Traumatismos Encéfalo Craneanos o TEC

Es cuando el cerebro choca contra la cavidad craneal que lo protege, provocando desde una contusión simple, que se pueda traducir en la pérdida fugaz del conocimiento, a contusiones severas, que puedan ser incluso hemorragias internas.

¿Qué es?

Es un golpe que se da en la zona del encéfalo (cabeza) que implica algún efecto en él luego de un cambio de energía o movimiento brusco. En simples palabras, se puede decir que es cuando el cerebro choca contra la cavidad craneal que lo protege, provocando desde una contusión simple, que se pueda traducir en la pérdida fugaz del conocimiento, a contusiones severas, que puedan ser incluso hemorragias internas.

Es importante distinguir que un golpe en la cabeza no es un traumatismo encéfalo craneano o TEC, mientras no exista una lesión cerebral. En este caso, se habla solo de conmoción craneana, pero si el paciente manifiesta síntomas patológicos, sí es un traumatismo encéfalo craneano o TEC.

¿Síntomas?

Los síntomas de una contusión o traumatismo encéfalo craneano, dependerán de la zona del cerebro donde se produjo el golpe y van desde:
– Un ligero dolor de cabeza.
– Mareo.
– Visión borrosa o nebulosa.
– Compromiso de la conciencia, que puede ir desde la somnolencia simple hasta el sopor o coma.
– Convulsiones.
– Déficit focal, por ejemplo, hemiplejia.
– Déficit de los nervios craneanos, esto se traduce en que al paciente se le podría caer un párpado y provocar problemas en la visión, ya que los ojos pierden su alineación.

Dependiendo de la zona del encéfalo donde se produjo el traumatismo, los síntomas pueden variar. Por ejemplo, si la lesión se ocasionó en la zona frontal, la persona tendrá un déficit en el funcionamiento del aparato locomotor. Si fue en la zona occipital (nuca), tendrá problemas a la visión. Si la lesión llega a las zonas más profundas del cerebro, ocasionará en la persona un compromiso de la conciencia. Si el golpe fue en la zona superficial del cerebro, puede producir una crisis convulsiva y en este caso, generalmente, ocurre cuando el TEC se complica y produce una hemorragia.

En general, en una contusión simple los síntomas pueden durar un par de días y luego el paciente vuelve a su actividad normal. En cambio, en una contusión mediana, el retorno a la actividad normal puede ser después de un par de semanas.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico. En el ámbito deportivo, en deportes de contacto, de alta fuerza como el rugby, hockey patín y fútbol (en menos medida, a menos que se produzca un cabezazo fuerte entre los jugadores), el diagnóstico se establece según los síntomas del paciente.

CÓMO REACCIONAR SI OCURRE DURANTE LA PRÁCTICA DEPORTIVA
Lo correcto es que en cada evento deportivo esté presente el médico de turno. Y ellos, en estas circunstancias, están capacitados para realizar un examen neurológico al borde de la cancha y determinar si la persona está en condiciones de volver a jugar o no.

¿Cómo se hace este examen en cancha?
Se le hacen preguntas al paciente sobre su orientación: dónde estás, con quién estás jugando, cómo va el marcador, contra quién estás jugando, qué día es hoy o cuál es tu nombre, por ejemplo. Además, se hacen preguntas para la memoria como: qué hiciste hoy en la mañana o cuáles fueron las instrucciones del técnico antes de salir a la cancha. Para determinar en qué estado está su atención, se le pide al paciente que recite los meses del año y luego que los diga de forma invertida (desde el último al primero) o que cuente desde el 100 al 1. Para determinar el habla y el lenguaje, se le pide que describa el entorno con los objetos que están en su alrededor.

Este examen al borde de la cancha permite determinar si la persona tiene una contusión cerebral o un golpe craneal simple. Si tiene algún compromiso en una de estas áreas, el médico debiera no permitir que el jugador se integre nuevamente al deporte. En caso de que el paciente manifieste síntomas mayores, se lleva al deportista a un centro médico para evaluar con imágenes, esto es scanner o resonancia, y descartar una complicación más aguda como pudiese ser un hematoma subdural o un hematoma epidural, es decir, que se acumule sangre entre el cráneo y el cerebro, lo que requiere de una cirugía de urgencia para descomprimir.

TIPOS DE TRAUMATISMOS ENCÉFALO CRANEANOS

TEC abiertos: es cuando la dura madre o la membrana que cubre al cerebro, se rompe en alguna zona y deja de aislar al cerebro del exterior, aunque sea por un milímetro o menos. Es posible que no exista fractura craneana, pero ¿cómo saber eso?, cuando el paciente pierde líquido encéfalo raquídeo o sangre por el oído o por la nariz. Con estos síntomas el paciente puede incluso sufrir de meningitis.
TEC cerrados: es cuando después de un golpe, el cerebro no tiene contacto con el exterior, puede existir una fractura, pero si la dura madre (meninge que cubre el cerebro) está intacta, es un TEC cerrado.

TIEMPO DE RECUPERACIÓN

Mientras más joven es la persona, la recuperación es más rápida. Sin embargo, el reintegro siempre dependerá del grado de la lesión. Una persona que tuvo un hemtoma subdural o epidural que requiere cirugía, por ejemplo, antes de tres meses no estará de vuelta en su deporte.

Si hay un daño que no requiere cirugía, el tiempo de recuperación depende, nuevamente, del nivel de traumatismo. Si es una contusión frontal (es como tener un moretón, pero en el cerebro) y sufrió un déficit motor, es probable que se recupere pronto. Pero en caso de hemorragia, puede quedar con secuelas. Si es un jugador de ping pong o esgrimista, por ejemplo, podría quedar con consecuencias y es probable que no vuelva al rendimiento que tenía antes del accidente. En esta circunstancia, el tratamiento que se recomienda es la neurorehabilitación.

CUANDO CONSULTAR A UN SERVICIO DE URGENCIA SI SE SUFRE DE UN TEC

Dentro los síntomas “normales”, es decir, de menor gravedad están:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareo.
  • Leve desequilibrio en la marcha.
  • Cuándo ir al servicio de urgencia:
  • Dolor de cabeza en aumento.
  • Mareo que se convierte en vértigo con náuseas.
  • Visión doble, no borrosa.
  • Trastornos del habla y del lenguaje.
  • Complicaciones para tragar.
  • Perder la fuerza o sensibilidad en un lado del cuerpo.

Hay ciertos deportes de contacto potente, como el rugby en particular, que por las repetidas contusiones craneales, los deportistas pueden desarrollar la encefalopatía traumática crónica. Éste es un tipo de demencia leve, la que se trata muy parecida al Alzheimer, evaluando los parámetros de conducta, memoria y concentración. También puede que estas personas desarrollen sintomatologías parecidas al Parkinson, pero en menor medida.

Tags: