¿Sirven las dietas en cuarentena?

Las medidas que se han adoptado estas últimas semanas a nivel nacional han interferido con la rutina y el ritmo de las personas. Existen mayores niveles de ansiedad y estrés, alterando el apetito.

La nutrióloga de Clínica MEDS, Dra. Ximena Muñoz explica cómo la situación que se vive ha estimulado que las personas tengan más ganas de comer carbohidratos y grasas.

“Mantener una nutrición balanceada no es fácil en este momento donde la disponibilidad de alimentos es más limitada y además la cuarentena provoca un estrés”, comentó la profesional.

Por esto, es importante mantener el sistema inmune fuerte, y así tener una buena defensa de los patógenos que nos atacan en este momento. “Lamentablemente no hay súper alimentos que hagan que nuestro sistema inmune sea superior, sin embargo, un desbalance o mala nutrición sí puede provocar que el sistema inmune se debilite”, precisa la nutrióloga de MEDS, quien invita a seguir las siguientes recomendaciones para una alimentación balanceada:

– Mantener los horarios de alimentación y sueño, ya que así es más fácil seguir la rutina diaria.
– Evitar drogas y alcohol, ya que disminuyen la efectividad de nuestro sistema inmune.
– No realizar dietas estrictas.
– Organizar las comidas de la semana.
– Comprar alimentos saludables.
– Mantener una buena hidratación.
– La vitamina D es fundamental, les recomendamos tomar al menos 15 minutos diarios de sol en su balcón o patio.
– Es importante mantener una dieta balanceada, con probióticos, prebióticos, frutas y verduras.
– Las legumbres son una buena fuente proteica, ya que entregan todos los nutrientes que necesita el organismo.

Por otro lado, no hay que olvidar cuidar las emociones, ya que son un pilar fundamental a la hora de nuestra alimentación. Por lo  mismo, en estos minutos que son más difíciles, te invitamos a hacer aquellas actividades que has dejado de lado, o que siempre has querido intentar hacer, como realizar actividad física, cocinar, pintar, bailar, escuchar música, entre otros.

Escuchar al cuerpo en estos momentos es muy importante y no hay que forzarlo.