Profesional de clínica MEDS entrega consejos sobre la adicción a los video juegos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que la adicción a los video juegos es oficialmente una enfermedad. Para pediatra de Clínica MEDS, el video juego no es nocivo para la salud por sí mismo, el problema es cuando el consumo es abusivo y cambia el comportamiento de las personas.

Se estima que entre un 2% y un 3% de los que juegan tienen un comportamiento abusivo y pernicioso.

La adicción a los video juegos es una enfermedad que puede y debe ser tratada. El especialista en Pediatría de Clínica MEDS, el doctor Fernando González sostiene que “es bueno que se haya reconocido como trastorno mental, porque de esta manera se entregan herramientas a los equipos de salud para poder realizar diagnósticos oportunos y tratamientos eficaces con equipos interdisciplinarios y especializados. El bienestar de los niños es lo más importante”.

Para el doctor González, el hecho de usar un video juego no es nocivo para la salud por sí mismo, el problema es cuando el consumo es abusivo y cambia el comportamiento de las personas que lo ejercen. “En el caso de los niños y adolescentes, se estará frente a posibles síntomas que determinan una patología si: juegan sin parar, se aíslan, no existen ganas por estudiar, jugar ni dormir”, precisa.

A juicio del profesional de MEDS, existen tres pilares necesarios para detectar que el juego sea o esté en vías de convertirse en una conducta o trastorno adictivo:

– Impulsividad por jugar incontrolable: El niño tiene que pararse a jugar inmediatamente o de un momento a otro.- –  Interfiriere con las actividades de la vida: comer, estudiar, ir al baño, etc.
– Angustia o estrés por pérdida de control.

El doctor Fernando González afirma que “es importante tener claro que no toda ´conducta adictiva´ implica una “adicción” o “trastorno adictivo”. En el caso de los video juegos las conductas de adicción deben estar presentes por al menos 12 meses y hay que estar atentos porque además pueden provocar otros problemas como el trastorno del sueño, sedentarismo, problemas nutricionales, obesidad, bajo rendimiento académico y social”.

El pediatra de Clínica MEDS añade que es de suma importancia tener presente las normas internacionales de la Asociación de Pediatría para poder cuidar a los niños:

  • Los menores de 2 años no deberían exponerse ni un minuto al día a la pantalla.
  • Los niños de 2 a 5 años deberían exponerse a la pantalla 1 hora como máximo y de forma regulada. Esto quiere decir que las imágenes deben ser propositivas y de utilidad.
  • Los niños sobre los 5 años, la exposición a la pantalla queda a discreción de los padres, en la medida que no interfiera con las actividades diarias.

Organismos de salud internacional destacan que el tiempo que los niños pasan frente a la pantalla debe ser controlado por los padres y que los adultos deben ser los encargados de determinar los tiempos, poner límites y estructurar las formas para jugar.