Piso Pélvico y Embarazo

Durante el embarazo se produce un aumento progresivo del volumen abdominal lo que provoca un aumento de presión y de peso sobre el suelo pélvico que hace que este se debilite.

El Piso Pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la parte inferior de la pelvis cuya función es darle soporte a los órganos de la pelvis (vejiga, útero y recto) y asegurar la continencia urinaria y fecal.

La kinesióloga especialista en Piso Pélvico, Ingrid Frey explica que durante el embarazo se produce un aumento progresivo del volumen abdominal, lo que provoca un aumento de presión y de peso sobre el suelo pélvico provocando su debilitamiento.

Hay que tener en cuenta que el piso pélvico no trabaja de forma aislada, está relacionado con otras estructuras como el diafragma, el abdomen y la columna por lo que un aumento del volumen abdominal va a producir un cambio en el centro de gravedad en la embarazada que hace que el piso pélvico se debilite más”, añadió la especialista.

Piso Pélvico y Embarazo

La salida del bebe a través del canal del parto provoca estiramientos y compresiones de las fibras musculares, fasciales y nerviosas del Piso Pélvico en todas las mujeres, en mayor o menor medida.

Otro factor que aumenta el daño es el uso de instrumental (forceps) y la episotomia. Por esta razón es importante que las mujeres preparen su Piso Pélvico para el parto ya que se necesita que esté tonificado, pero a la vez flexible para que se produzca el menor daño posible.

Problemas en el Pisó Pélvico

Los síntomas más frecuentes de un Piso Pélvico débil es la incontinencia de orina que se origina por pérdidas involuntarias que se producen al hacer algún esfuerzo físico como toser, estornudar, correr o realizar cualquier actividad física que aumente la presión intraabdominal. Además, existen varios síntomas que pueden afectar la calidad de vida de las mujeres, entre estos están:

  • Aumento de la frecuencia urinaria: esta va a depender del líquido que se consuma, pero normalmente varía entre 6 y 8 veces durante el día e idealmente 0 en la noche. Un piso pélvico débil no logra soportar mucho peso en la vejiga por lo que se empieza a ir más seguido al baño.
  • Urgencia miccional: esto se refiere a la imposibilidad de posponer las idas al baño. Cuando hay debilidad del Piso Pélvico, el esfínter urinario también está débil por lo que entra orina a la uretra y esto produce una sensación de urgencia.
  • Incontinencia fecal: normalmente se producen escapes de gases o incluso de materia fecal líquida.
  • Sensación de pesadez en la zona vaginal: cuando la musculatura del Piso Pélvico está débil se producen molestias vaginales sobre todo al final del día.
  • Dolor pélvico crónico: hay muchas causas que pueden provocar dolor, tales como por debilidad excesiva de los músculos de Piso Pélvico, pero también por la falta de relajación del mismo que generan alteraciones en la musculatura y la circulación sanguínea, lo que provoca dolor al realizar actividades de la vida diaria o durante la relación sexual.
  • Constipación: se produce cuando hay debilidad del Piso Pélvico o cuando hay disfunciones en la relajación de la musculatura. Las pacientes deben realizar pujos o buscar posturas que ayuden a defecar.

Fortalecimiento y sus beneficios

La kinesióloga especialista en Piso Pélvico explicó que como todos los músculos del cuerpo, lo ideal sería trabajar esta zona en forma preventiva, pero lo habitual es que las mujeres comienzan a conocer y tomar conciencia de él durante el embarazo. Lo importante es recalar que cualquier momento es bueno para fortalecerlo, lo importante es tener en cuenta que los síntomas no van a desaparecer solos, al contrario, van a ir aumentando con el tiempo.

Para trabajar los músculos del Piso Pélvico se debe intentar contraer el ano y la vagina, como intentando retener un gas. Si bien parece algo sencillo, la verdad es que no lo es para todas las mujeres (un 30% de ella realiza una orden invertida, ósea puja en vez de contraer). Esta contracción debe ser localizada y aislada, o sea, que no deben contraerse otros músculos como los abdominales, los glúteos o aductores.

“No existe una pauta estándar para todas porque lo ideal es que haya una evaluación individual en la que se pueda determinar cómo se localiza, cómo está la fuerza, la resistencia, la coordinación del piso pélvico ante esfuerzos, etc. Y que además haya una educación de hábitos miccionales y defecatorios ya que a veces con simples cambios de conducta mejora enormemente la calidad de vida de las pacientes”, dijo la especialista de Clínica MEDS, Ingrid Frey.

Ejercicios de Keguel

Los ejercicios de Kegel son los ejercicios que sirven para mejorar la musculatura del Piso Pélvico cuyo objetivo es crear un sistema de entrenamiento muscular con el objetivo de incrementar la fuerza de contracción de los músculos del periné y disminuir la incontinencia de orina.

Si tienes alguna duda, te invitamos a ver el Live que hicimos con la ginecóloga, Dra. Katherina Villa sobre Piso Pélvico acá, o agendar una hora con nuestros especialistas aquí.