OMS llama a subir los impuestos de las bebidas azucaradas

Como una medida para combatir el potencial aumento de obesidad a nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó un llamado para elevar los impuestos de estas bebidas.

 

Bajo la constante preocupación del aumento de la obesidad y sus consecuencias alrededor del mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), llamó a los gobiernos a subir los impuestos de bebidas azucaradas con el objetivo de reducir este consumo y así mismo, la obesidad, la diabetes tipo 2 y caries.

Según el reporte “Políticias Fiscales para la Dieta y Prevención de Enfermedades No Transmisibles” de la organización mundial publicado en octubre de 2016, si los gobiernos apuntaran a crear nuevas políticas fiscales que aumenten en al menos un 20% el precio retail de este tipo de bebidas, podría proporcionalmente disminuir el consumo de estos productos.

Para los especialistas de la OMS, la reducción en el consumo de bebidas azucaradas significa una disminución en el consumo de “azúcares libres” y calorías en general, un mejoramiento de la nutrición y que menos personas sufran de sobrepeso, obesidad, diabetes o caries.

En cuanto a los “azúcares libres”, éstos se refieren a monosacáridos como glucosa o fructuosa; y disacáridos como sacarosa o azúcar de mesa, que son adheridos a las comidas y bebidas por empresas manufacturadas, chefs o el mismo consumidor; y azúcares naturalmente presentes en la miel, jarabes, jugos de frutas y concentrados de fruta.

“El consumo de azúcares libres, incluyendo los productos como bebidas azucaradas, es un factor influyente en el crecimiento mundial de personas que sufren de obesidad y diabetes”, dice el Dr. Douglas Bettcher, Directir del Departamento de Prevención de Enfermedades No Transmisibles de la OMS. “Si se elevan los impuestos a productos como bebidas azucaradas se pueden reducir enfermedades y salvar vidas. Además, se pueden acortar los costos en salud e incrementar ingresos para invertir en servicios de salud”, acota el profesional.

Fuente: www.who.int

Ver reporte completo de la OMS