Nadia Herrera, patinadora MEDS, quiere hacer historia en próximo mundial

El próximo 30 de agosto cumplirá un nuevo año de vida (1989), y quiere festejarlo ubicándose entre las 10 mejores del orbe en el Campeonato Mundial de Patinaje Artístico de Italia. Sin embargo, para que ese sueño se cumpla, debe luchar bastante en los torneos clasificatorios que comienzan en marzo próximo.

“El Mundial es en septiembre de este 2016, pero para conseguir mi objetivo, primero debo conseguir la clasificación. Hay buenas rivales a nivel local y tengo claro que será dura la competencia. Mis metas para este año son clasificar al Mundial y una vez ahí quiero estar entre las 10 mejores, es un desafío alto pero quiero lograrlo. El año pasado quedé 15 en el Mundial de Cali, Colombia”, señala de entrada Nadia Herrera.

La joven patinadora, que vive con sus padres y su hermana Almendra (17 años), también patinadora, conversó de sus inicios en este deporte y su carrera universitaria tras egresar de los Sagrados Corazones de Alameda.

“Comencé en el patinaje a los 6 años. Mi familia es muy pro deporte y querían que realizara alguna actividad física. Me ofrecieron varias posibilidades. Y un día en las dependencias de la Universidad de Santiago iba a una clase de tenis y pasamos por una pista de patinaje y vi a varias niñitas ahí, y les dije a mis papás que quería estar con ellas, que no quería ir a la clase de tenis y así comenzó todo”, relata.

Le comenzó a ir bien y a los 12 años fue parte de una pre selección infantil. Su padre decidió crear un club de patinaje, y hoy tiene a su cargo uno en el Club Palestino, donde Nadia hace clases.

“Mi papá siempre ha estado apoyándome y cada vez buscábamos más exigencia. Así llegué a un Club en San Miguel, que realizaba etapas de entrenamiento en Argentina, donde hay muy buenos clubes y centros de patinaje. Mi entrenador ahí fue Rafael Suárez. Me sirvió mucho para decidirme a seguir esto como una carrera profesional. En patinaje existen varias pruebas, como: figura, libre, danza, free dance y pareja. Yo me dedico a danza y free dance”, explica la deportista.

El nexo con MEDS surge tras buscar a especialistas en medicina deportiva para tratar sus lesiones. “He tenido varias lesiones en mí carrera, fracturas en rodilla, mano y pie. Llegamos a MEDS porque necesitábamos un lugar experto en deporte, donde se atendieran los mejores atletas y donde los tiempos de recuperación fuesen más cortos, y mi mamá me trajo a MEDS. Con el tiempo surgió la opción de tener el apoyo de la Clínica. Ha sido todo muy bueno, hay un equipo multidisciplinario con el cual vemos todo sobre mi salud, está el kinesiólogo (Kurt Von Hagen), mi entrenador físico Pablo Zúñiga, y si necesito hablar con mi psicólogo, Enrique Aguayo, está siempre ahí para ayudarme. Ha sido muy bueno para mi carrera”, agrega la atleta.

Viaje a Italia
“En febrero de 2015 me fui a Italia a entrenar un mes. El nivel europeo y en especial en Italia, es muy alto. Entrenaba 3 horas en la mañana y 3 horas en la tarde, y me costó, el ritmo de entrenamiento era muy fuerte, pero fue mucho mejor así”, sostuvo la seleccionada nacional.

El apoyo económico no es un tema menor en la carrera de Nadia Herrera y como suele ocurrir siempre, existe falta de apoyo. “El patinaje es un deporte caro, vestimenta, viajes y patines, los que cuestan alrededor de un millón de pesos y te pueden durar 6 meses hasta un año. Por lo mismo quiero agradecer el apoyo de Risport y Rollervar, que es la tienda que me provee de patines. Me ayudan mucho, así como el respaldo que tengo de parte de MEDS y de mi coreógrafo que me ha ayudado mucho Hans Bauer”, agrega la patinadora, que estudia Ingeniería en Administración de Empresas en la Universidad Diego Portales y lo hace por las noches, después de entrenar y trabajar.

Sobre aspectos más personales de Nadia Herrera, ella confiesa que escucha todo tipo de música, que va poco al cine, pero de ir, prefiere las películas de terror y románticas “así de diferentes son mis gustos jaja. Si tengo tiempo libre, prefiere compartirlo en familia y con amigos y si es comiendo Sushi, mucho mejor”, confiesa la joven patinadora, quien para este 2016 se fijó objetivos altos que espera cumplir a cabalidad.