22 901 5977

22 901 5977

Mamá y papá

Si la planificación familiar incluye la concepción de hijos dentro de una pareja heterosexual, es crucial que tanto la mujer como el hombre sean evaluados de manera simultánea.

Resulta fundamental recordar que aproximadamente un tercio de los casos de infertilidad se deben a factores masculinos, otro tercio a factores femeninos, y el restante a causas mixtas.

Por lo tanto, es de suma importancia que el estudio de la pareja se enfoque en ambos miembros de manera equitativa y simultánea. En nuestra clínica, ofrecemos una variedad de tratamientos que abarcan desde opciones de alta hasta baja complejidad para abordar estas necesidades específicas.

Mamá y papá

Tratamientos disponibles:

Es una técnica simple que implica planificar las relaciones sexuales durante el período ovulatorio, cuando hay una mayor probabilidad de concebir de forma natural. Para determinar este momento, se requiere seguimiento ecográfico, y esta técnica puede llevarse a cabo en ciclos naturales o inducidos de ovulación. Es necesario que ambos miembros de la pareja cuenten con una anatomía íntegra que permita la eyaculación intravaginal, una reserva ovárica adecuada, útero y trompas de Falopio saludables, así como una producción normal de espermatozoides para que este tratamiento sea indicado.

Es una técnica de baja complejidad que implica la introducción de una muestra de espermatozoides seleccionada en la cavidad uterina mediante una cánula flexible que se inserta a través del cuello uterino. Este procedimiento se lleva a cabo el día de la ovulación, determinado mediante seguimiento ecográfico, y puede ser programado durante ciclos naturales o inducidos de ovulación. Para que una pareja pueda optar por esta técnica, es necesario que la mujer tenga una cavidad uterina y trompas de Falopio saludables, una reserva ovárica adecuada y una cantidad suficiente de espermatozoides normales. Si ocurre la fecundación, esta se produce de manera natural en la trompa de Falopio, donde normalmente tiene lugar.

En esta técnica, los óvulos se extraen del cuerpo de la mujer a través de la vagina. Con la paciente bajo anestesia, se realizan punciones en los ovarios para recuperar los óvulos. Posteriormente, en el laboratorio, cada óvulo se fecunda fuera del cuerpo de la mujer. Esto se logra mediante la inyección de un espermatozoide seleccionado previamente (ICSI- PICSI) o al combinar cada óvulo con 80,000 espermatozoides en una cápsula (IVF). Los embriones resultantes se transfieren de vuelta al útero a través de un procedimiento breve que no requiere anestesia y dura solo 10 minutos. Durante todo este proceso, la pareja puede acompañar a la mujer en todo momento.

La técnica de PICSI surgió como un avance posterior a la ICSI, que consiste en la inyección de un solo espermatozoide dentro de un óvulo, siendo la principal opción para tratar factores de infertilidad masculina como la baja concentración de espermatozoides. Se ha observado que los hombres pueden enfrentar otros problemas, como un recuento normal de espermatozoides, pero con una alta fragmentación. Por lo tanto, se desarrolló la técnica de PICSI para abordar este desafío. La distinción radica en que, al pasar los espermatozoides por un medio especial, el biólogo puede identificar aquellos con una menor fragmentación. Así, este procedimiento (PICSI) se convierte en la opción óptima para llevar a cabo una ICSI, ya que permite seleccionar los espermatozoides de mejor calidad entre los mejores.

El PGT-A es una tecnología avanzada dentro del ámbito de la Fertilización Asistida, que se centra en el diagnóstico genético antes de la implantación del embrión. Durante el quinto día de desarrollo, el embrión ya tiene su carga genética definida. Antes de ser transferido al útero, se realiza el PGT-A, que permite detectar anomalías cromosómicas y enfermedades hereditarias que podrían ser potencialmente letales.

La ovodonación es un tratamiento destinado a mujeres que enfrentan dificultades para concebir debido a una reserva ovárica reducida, que puede ser causada por diversos factores como herencia genética, tratamientos médicos como la radio o quimioterapia, cirugías ováricas, endometriosis, enfermedades cromosómicas, o bien, debido a la llegada de la menopausia natural (después de los 40 años) o incluso a una falla ovárica prematura o menopausia precoz (antes de los 40 años).

Este tratamiento ofrece la oportunidad de tener hijos a mujeres con estas condiciones mediante la donación de óvulos por parte de una mujer joven y saludable, menor de 30 años, sin antecedentes de enfermedades genéticas ni de transmisión sexual. Los óvulos donados son fecundados con los espermatozoides de la pareja receptora o de un donante, permitiendo que la mujer receptora pueda embarazarse.

Se estima que la posibilidad de embarazo con este tratamiento es del 70%. Además, tanto las donantes como las receptoras reciben asesoramiento psicológico como parte integral del tratamiento, ya que este proceso puede implicar niveles significativos de estrés y tener un impacto emocional importante.