Luxación Aguda de Rótula

La luxación Aguda de Rótula se origina cuando se pierde la relación de la patela con el fémur y la rotula se desencaja de su sitio. Es una lesión que puede ser espontanea o producto de algún traumatismo.

La rótula (patela) es el hueso sesamoídeo de mayor tamaño que existe en nuestro cuerpo y que forma parte de la rodilla. En la parte superior de la rótula se inserta el tendón del cuádriceps el que manda fibras que van por delante de ésta para transformarse posteriormente en el tendón patelar, cuya inserción final es en la tibia. Se encuentra en la parte anterior de la rodilla y se articula con la tróquea femoral. La rótula o patela es la encargada de transmitir la fuerza del muslo (músculo cuádriceps) a la pierna. La superficie de la articulación de la rótula con el fémur, al igual que todas las articulaciones móviles, está cubierta de cartílago articular. La Rótula o patela actúa como polea y también como palanca, permitiendo una mayor eficiencia en el trabajo biomecánico del aparato extensor de la rodilla.

Lesión de la Rótula

La luxación Aguda de Rótula se origina cuando se pierde la relación de la patela con el fémur y la rotula se desencaja de su sitio. Es una lesión que puede ser espontanea o producto de algún traumatismo. La mayor parte de las veces hay un grado de asociación entre luxación de rótula e hiperlaxitud. Cuando ocurre, la patela se sale de su lugar y vuelve a su posición cuando el paciente estira la rodilla (lo hace generalmente en forma instintiva). En el fútbol, la lesión se produce por un impacto o por un choque con el rival y es más frecuente si el paciente es hiperlaxo. En mujeres que practican fútbol es más frecuente que en el hombre.

Síntomas

Al momento de producirse la lesión, la persona siente un dolor muy grande, percibe que la rótula ha salido de su lugar y cae al suelo, al perder la estabilidad. De varias lesiones de rodilla, ésta debe ser una de las más dolorosas. Todos los estabilizadores mediales de la rótula se tienen que haber roto para que ésta se haya salido de su sitio. Es decir, se rompe el ligamento patelofemoral medial, los ligamentos que van desde la patela hasta la tibia y junto con esto, se rompe la capsula articular.

Exámenes

Hay que diferenciar cuando es una luxación única o es repetitiva en el tiempo. Además de consultar cómo se produjo la lesión, es necesaria la realización de algunos exámenes, como radiografía y resonancia nuclear magnética. En lesiones agudas, si el paciente no tiene un gran derrame, no ha sangrado mucho y desde el punto de vista radiológico, se ve una rótula sana, no será necesaria una resonancia magnética. Ahora bien, si la rodilla ha tenido un gran sangramiento, sí se hace necesario el examen.

Tratamiento

El tratamiento será quirúrgico u ortopédico, dependiendo de las condiciones del paciente, de las condiciones que presente la rodilla y de la habitualidad de esta lesión. En el primer caso expuesto, el tratamiento es conservador, atención médica y kinésica. Si el paciente presenta algunas condiciones especiales, como por ejemplo, que tenga una fractura significativa asociada a la luxación, es necesaria la intervención quirúrgica, lo mismo ocurre si se está en presencia de una lesión condral significativa.

¿En qué consiste la intervención quirúrgica?

Fundamentalmente lo que se hace es estabilizar la rótula, a través de la reconstrucción del ligamento Patelofemoral, que es el que realiza cerca del 70% de la fuerza que evita la luxación de rótula. Dependiendo del nivel de daño en el ligamento se opta por reparar o reconstruir.
Para la reconstrucción se utilizan partes del tendón Gracilis o del Semitendinoso, dependiendo del tamaño del paciente. Por lo general se utiliza el segundo, porque es más sólido, más firme y de una mayor longitud, permitiendo mayor certeza de la firmeza que se logrará con la operación.
La cirugía dura alrededor de dos horas y es de complejidad mayor.

¿Cómo prevenir?

Es difícil prevenir esta lesión, pero hay que ser cuidadoso con los deportes donde se producen cambios de dirección muy rápidos y movimientos muy repentinos con el pie fijo en el piso. Incluso hay que tener cuidado con algunos tipos de baile.
Existen también elementos externos que ayudan a prevenir este tipo de lesión, como la rodilleras y los taping, que dan mayor firmeza a y estabilidad a la rodilla.

Tiempo estimado de Rehabilitación

El paciente puede estar entre 3 y 6 meses alejado de las canchas y dependerá el tiempo estimado de los daños asociados que hayan existido por la luxación de la rótula. Para retomar las actividades de la vida diaria, se estima en 8 semanas.

4° a 7° día de Rehabilitación Kinésica:

Se realizan ejercicios tales como:

  • trabajo de cuádriceps isométricos (el paciente sentado levantará su pierna con la rodilla extendida).
  • ejercicios para el resto de la extremidad inferior, manteniendo la rodilla siempre extendida.
  • Se desarrollarán ejercicios de equilibrio en un pie sobre una superficie estable.
  • además de trabajo abdominal, lumbar y de tren superior acorde a las características del deporte que practique el paciente.

Segunda Semana

En la segunda semana el objetivo a alcanzar es mejorar en forma paulatina la flexión de rodilla y la activación y fuerza de la musculatura de la extremidad, principalmente cuádriceps.

  • Se iniciará un trabajo de flexión de rodilla en forma paulatina según tolerancia del dolor.
  • De ser posible, se utilizará la bicicleta estática para mejorar la movilidad.
  • Se continuará con ejercicios para el músculo cuádriceps y el resto de los grupos musculares de la extremidad (se podrá agregar peso en el tobillo o aumentar el número de repeticiones del ejercicio).
  • Además, se realizarán ejercicios de equilibrio sobre superficie estable, pero esta vez con ojos abiertos y cerrados.
  • Continuaremos con un trabajo abdominal, lumbar y de tren superior.

Tercera y Cuarta Semanas

Se aumentará progresivamente el rango de flexión de la rodilla hasta alcanzar los 90º o más.

  • Se trabajará cardiovascularmente con bicicleta estática y se aumentará progresivamente el peso y el número de repeticiones en los ejercicios del cuádriceps y del resto de los grupos musculares de la extremidad inferior.
  • En esta etapa es posible ya desarrollar sentadillas cortas en 2 pies y estocadas cortas manteniendo las rótulas alineadas, sumado a un trabajo de elongación de la musculatura de la extremidad inferior, procurando no realizar una flexión de rodilla que genere dolor.
  • En la tercera y cuarta semana se continuará con un trabajo de equilibrio.

Quinta y Sexta Semanas

  • El paciente continuará con uso de bicicleta estática y se le incorporará trabajo en elíptica.
  • Además del trabajo de fortalecimiento de cuádriceps, aumentando el peso y el número de repeticiones con rodilla en extensión.
  • Sentadillas en 2 pies y estocadas, manteniendo siempre las rótulas alineadas.
  • El trabajo de equilibrio en un pie se mantendrá sobre superficie estable e inestable con ojos abiertos y cerrados.
  • En el caso de quienes practican fútbol, el ejercicio irá acompañado de un balón.

Séptima y octava Semanas

  • El paciente ya comenzará a trotar en forma fraccionada hasta llegar a un trote continuo de media hora o más, en terreno plano y blando.
  • Podrá realizar un trabajo cardiovascular adicional: natación (espalda o crawl), bicicleta o elíptica.
  • Se continuará con el trabajo de fortalecimiento de cuádriceps, esta vez complementándolo con superficies inestables para aumentar el grado de dificultad.
  • En el caso de quien practica fútbol, se harán ejercicios funcionales: pases suaves de corta distancia y dominio del balón en el lugar.
  • En el caso de los runners podrán comenzar a trotar en terrenos de mayor exigencia, (por ejemplo con pendientes).

Novena y Décima semanas

Se irá progresando en los ejercicios de fuerza, flexibilización y balance y en el trabajo cardiovascular de las etapas anteriores.

  • En el caso de los pacientes que practican running, se hará un trabajo de Reintegro a la Actividad Deportiva con Ejercicios funcionales con progresión, como por ejemplo:
    piques, cambios de dirección y velocidad, saltos y uso de terrenos disparejos y con cuestas.
  • En el caso de un futbolista, se hará un trabajo de Reintegro a la Actividad Deportiva con ejercicios como:
    piques con y sin balón, cambios de velocidad, de ritmo y de dirección con y sin balón, pases de mayor distancia.

Semanas 11 en Adelante

En esta etapa se seguirá la progresión de los ejercicios anteriores.

  • En el caso de los Runners, el Reintegro Deportivo será completo a los entrenamientos.
  • En el Fútbol, en tanto, para el reintegro a los entrenamientos de forma completa, el paciente debe, al menos, ser capaz de realizar en forma indolora y con buena ejecución ejercicios funcionales como por ejemplo:
    dar pases a intensidad máxima, realizar trabajo con contrincantes, participar de forma fraccionada de las “pichangas” de entrenamiento.
Section
Empty section. Edit page to add content here.