Intolerancia al gluten: sus síntomas y la forma de tratarla

Molestias digestivas, baja de peso, anemia y debilidad son los síntomas más comunes de esta enfermedad.

Definición

Cada vez son más las personas que están optando por una alimentación libre de gluten. Para el doctor Luis Maya, médico internista y nutriólogo de Clínica MEDS, “las manifestaciones más habituales que se presentan son molestias digestivas, tipo diarrea, meteorismo y dolor abdominal. En algunos casos, también puede presentarse una baja de peso, anemia y debilidad, entre otras cosas”, señala el especialista.

Estas molestias se producen al consumir gluten, una proteína que se encuentra principalmente en el trigo, la cebada, el centeno y la avena. Por lo tanto, el profesional de Clínica MEDS recomienda evitar este tipo de alimentos, reemplazándolos por arroz, papas, camote, quinoa, yuca, amaranto o maíz, entre otros. Aun así, hace hincapié en que todo depende de la severidad del cuadro, puesto que, si se trata de uno leve, la persona podría ocasionalmente consumir alguno de los alimentos restringidos en su dieta.

Clasificación

El nutriólogo destaca que existen dos tipos de pacientes con esta condición. “Están los celíacos, que tienen una intolerancia total al gluten, por lo que no lo pueden ingerir, presentando principalmente una manifestación clínica a través del tubo digestivo y de manera secundaria en el sistema osteoarticular y el sistema nervioso central. Y están los pacientes que tienen algún grado de intolerancia al gluten, que presentan molestias digestivas, pero menores. Incluso, muchos viven con sintomatología sin saber que tienen esta condición”, precisa.

¿Cómo es el diagnóstico para saber si tengo intolerancia al gluten?

El doctor Maya señala que el diagnóstico de la intolerancia al gluten se realiza de dos maneras, de forma directa por una biopsia intestinal y en forma indirecta a través de la búsqueda de anticuerpos específicos:

  • Antitransglutaminasa
  • Antiendomisio
  • Antigliadina

Existe una fuerte predisposición genética para desarrollar intolerancia al gluten, pero esta condición también puede desarrollarse con el tiempo, a lo largo de nuestra vida. Una vez que ya se tiene, el especialista de Clínica MEDS indica que el único tratamiento es el manejo nutricional, que detiene la sintomatología, pero la enfermedad persiste.

La contaminación cruzada tiene muy baja incidencia, por lo que, si se utilizan los mismos implementos para cocinar una comida que incluya trigo y otra libre de gluten, no debería generarse un problema mayor.

¿Qué ocurre en los niños y deportistas?

En el caso de los niños, el doctor Luis Maya explica que “la intolerancia al gluten se presenta con abundantes diarreas, deposiciones aceitosas, distención abdominal, baja de peso, anemia y alteración de la curva del crecimiento, entre otras sintomatologías”.

En el caso de los deportistas de alto rendimiento, esta condición no debería ser un impedimento para realizar actividad física si llevan una dieta libre de gluten. El nutriólogo sostiene que depende de la severidad del cuadro que tengan y que consumiendo alimentos sin gluten no deberían tener problemas, salvo que el compromiso inflamatorio intestinal sea muy severo y haya generado pérdida de peso o masa muscular, entre otras complicaciones.

El profesional de Clínica MEDS sostiene que en los últimos años se ha desarrollado la tendencia de llevar una dieta libre de gluten sin tener ningún tipo de intolerancia, especialmente en el caso de los deportistas de alto rendimiento. “Su fundamento, como muchas cosas en medicina y particularmente en nutrición, es discutible, pero se sustenta en que la ausencia de gluten disminuye la incidencia de patologías de tipo inflamatorias. Existen también trabajos muy serios que muestran que, al alimentarse con dietas isocalóricas, una con gluten y otra sin gluten, con la última se sube menos de peso”, precisa Luis Maya.