Inestabilidad de hombro

Se está en presencia de esta lesión cuando la articulación entre la cabeza del húmero y la glenoide se desplaza más allá de los rangos normales.

Definición

Cualquier proceso en que la articulación entre la cabeza del húmero y la glenoide, que es la parte articular de la escápula que permite contener esta cabeza, se desplaza más allá de los rangos normales y, por lo tanto, puede presentarse lo que se denomina como una micro inestabilidad (desplazamiento parcial de la cabeza), o una macro inestabilidad, que es cuando realmente se produce una luxación del hombro propiamente tal y se sale la cabeza de la articulación.

Cómo enfrentar una Lesión de Hombro
Conoce cómo enfrentar una Lesión de Hombro , por qué se producen, qué hacer en casa y cuándo consultar a un médico si se presentan los síntomas.

¿Por qué se produce?

Hay distintas causas y éstas van a depender de si se trata de una micro inestabilidad o de una macro inestabilidad.

Uno de los factores de riesgo más importantes es la hiperlaxitud, que se presentan habitualmente en aquellos niños (se detecta a edades precoces) que tienen un tipo de colágeno que hace que las articulaciones sean más laxas y por lo tanto, tienen facilidad para mover sus articulaciones más allá de rangos normales.

Otros factores son los traumatismos y las caídas o abducciones bruscas, que perfectamente pueden producir una luxación. Estas son causas más frecuentes en cuadros de macro inestabilidad.

Por su parte, en cuadros de micro inestabilidad habitualmente se producen por movimientos repetitivos, especialmente los que se realizan por sobre la cabeza, aquellos en que hay rotación externa o abducción por encima de ésta. Por ejemplo, se da en jugadores de vóleibol,  tenistas y nadadores, entre otros.

Deportes en que más se produce

En los deportes de contacto existe un índice mayor de problemas de hombro, como ocurre por ejemplo con el rugby. También puede producirse en disciplinas como el fútbol, especialmente en los arqueros, asdemás de deportes como waterpolo y básquetbol, entre otros.

Síntomas

Hay que distinguir entre micro y macro inestabilidad.

Si es micro inestabilidad, el síntoma más habitual es el dolor o lo que los pacientes refieren como un “hombro muerto” , donde sienten que al hacer un gesto deportivo, el hombro se les duerme por un dolor intenso que les hace perder la fuerza, algo característico de las micro inestabilidades.

En cambio, en las macro inestabilidades ocurre que cuando la cabeza se luxa, el hombro queda trabado en una posición anormal, habitualmente con el brazo separado del cuerpo, quedando en posición de abducción y en rotación externa, esto porque la cabeza habitualmente se sale hacia adelante. Hay que dejar claro que se puede salir en otras posiciones, pero la antes citada es la más habitual.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico. Por lo general, se observa una prominencia y si se toca el hombro en la zona superior, se percibirá que hay un vacío que indica que la cabeza está fuera de lugar. Esto se da habitualmente en las macro inestabilidades.

En las micro inestabilidades habitualmente el diagnóstico se sospecha desde un punto de vista clínico con algunos signos especiales y se confirmará con radiografía y resonancia magnética y muchas veces una resonancia magnética con medio de contraste llamada artoresonancia magnética.

Tratamiento

Si en la micro inestabilidad el daño es pequeño, por ejemplo una rotura de labrum no muy significativa u otro cuadro que se denomina pellizcamiento interno del hombro, que también entra dentro de la categoría de las micro inestabilidades, primero se realiza un tratamiento conservador, es decir, con un buen manejo kinésico para tratar de estabilizar el hombro, porque en muchas ocasiones se produce un desbalance muscular. Si con esto se logra quitar las molestias del paciente, se acaba el tratamiento.

Si pasa lo contrario y las complicaciones persisten, puede ser necesario realizar una artroscopía para reparar las estructuras que están dañadas.

En el caso de las macro inestabilidades, cuando se luxa el hombro propiamente tal, en general se recomienda, después de un primer episodio en menores de 25 años, operar la luxación, porque las posibilidades de que se vuelva a luxar ese hombro van más allá del 85%. En personas, por sobre los 25 años el porcentaje de reluxación disminuye y por lo tanto se puede esperar hasta que ocurra un segundo episodio para la cirugía.

La cirugía

La operación dependerá si se trata de una micro o macro inestabilidad.

  • Micro inestabilidad: Si existe una lesión tipo SLAP, que es la lesión del labrum superior, se va a colocar un par de anclas en la zona para reparar el labrum.
  • Macro inestabilidad: Va a depender del daño que exista, ya que se puede necesitar reparar el labrum o solucionar un defecto importante en la cabeza, donde va a ser necesario poner anclas para evitar su movilidad y que se vuelva a luxar el hombro. Muchas de estas luxaciones se presenta en deportistas que practican rugby, donde hay un daño importante de la articulación. En este tipo de casos, se plantea realizar una cirugía abierta en desmedro de una artroscópica, donde además de reparar el labrum se va a colocar un injerto como tope óseo por delante para evitar que la cabeza se siga saliendo.

Ambos tratamientos involucran una buena rehabilitación post operatoria, que es larga, ya que el paciente estará en rehabilitación y después en gimnasio entre cinco o seis meses, especialmente si hacen deportes de contacto.

Recuperación

Los plazos de recuperación en un paciente que no requiere cirugía varían entre uno y dos meses, aunque corren el riesgo de volver a sufrir la lesión.

Por su parte, la recuperación en los pacientes operados es lenta. Los puntos se sacan recién después de 15 días para mantener el hombro inmovilizado con un cabestrillo por cuatro o cinco semanas. La rehabilitación con masajes y fisioterapia se inicia en la segunda semana y al paciente se le avisa que estará en kinesioterapia alrededor de tres meses.

A partir del segundo o tercer mes se hace un trabajo para buscar mejorar y recuperar la movilidad completa del hombro, para en el tercer mes iniciar un plan de fortalecimiento muscular que se complementa con gimnasio.

El éxito de la recuperación es alta, hay alrededor de un 90 – 95% de buenos resultados, tanto en las cirugías artroscópicas como abiertas.

Prevención

La mejor forma de prevenir una inestabilidad de hombro es tener una muy buena musculación, especialmente en torno al hombro.