fbpx

Hemorragias nasales y el deporte

Si bien es poco habitual, durante la actividad física se produce un aumento transitorio en la presión de los vasos sanguíneos lo que puede generar hemorragias nasales.

Las consultas por sangrado de nariz o epistaxis se están haciendo frecuentes, de hecho, se estima que al menos un 55% de la población general ha acudido alguna vez al doctor por esta causa. Sin embargo, es poco común que se experimenten hemorragias nasales durante la realización de actividad física. Esto, no es un fenómeno para preocuparse, pero es importante saber qué hacer en el caso de que ocurra y cómo prevenirlo.

El especialista en medicina deportiva de Clínica MEDS, Dr. Felipe Rojas, sostuvo que además de una predisposición anatómica a sufrir epistaxis, “durante la actividad física se produce un aumento transitorio en la presión de los vasos sanguíneos en las fosas nasales, al que se agregan otros elementos que influyen como el calor, la deshidratación, ciertos fármacos o inhaladores y algunos suplementos como la cafeína, entre otros”.

Es así como durante la práctica de algún deporte, se debe estar atentos al sangrado de nariz y la cuantía. Si es un episodio espontáneo, indica el especialista, y menor a 50 ml, no es para preocuparse ya que no debería generar mayores consecuencias. Sin embargo, si es sobre esa cantidad, se pueden producir episodios de hipotensión, taquicardia, mareos, cefalea y tos refleja.

Para el médico Felipe Rojas, “debemos, además, cerciorarnos de que no sean hechos que ocurran de forma reiterada, es decir, dos veces en un mes o al menos 4 episodios en el año, ya que pueden producir algunos trastornos como anemia, disminución de la capacidad aeróbica, cansancio, somnolencia, entre otras cosas. Si ese es el caso, debería consultar con un otorrino”, precisó.

El profesional de MEDS entregó recomendaciones para prevenir episodios de epistaxis y mejorar las condiciones de la carrera, dentro de las que se encuentran: uso de una vestimenta que disminuya la temperatura en verano, usar gorro que proteja el impacto del sol sobre la cabeza, y tener una hidratación adecuada.

“A ello se agrega evitar utilizar suplementos o fármacos que señalen aumentar el rendimiento sin tener una asesoría médico-deportiva que indiquen si es necesario o no consumirlos. A veces fármacos tan inocentes como la aspirina, pueden provocar una mayor predisposición a epistaxis, y eso no está en conocimiento de todos los corredores”, agrega el médico Felipe Rojas.

En el caso de los deportistas, es aconsejable que, si sangra la nariz dos veces durante una misma sesión, debe detener la actividad.