Evaluaciones Biomecánicas en el Running

Si tienes molestias físicas constantes o simplemente quieres rendir más, someterte a evaluaciones biomecánicas puede ser clave para potenciar tus capacidades, mejorar tu desempeño y prevenir lesiones.

Apoyarse en la tecnología para ser mejores corredores es siempre una buena decisión. En ese contexto, las evaluaciones biomecánicas son una opción para tomar en cuenta si tienes alguna molestia que entorpezca tu rendimiento o simplemente quieres tener un desempeño superior.

Según cuenta Rony Silvestre, Jefe del Laboratorio de Biomecánica de Clínica MEDS, estos análisis permiten “obtener información cinemática y cinética a través del uso de sensores, medir las fuerzas de impacto y la descripción del movimiento”.

Lo anterior, con el fin identificar y describir déficit, disfunciones o potencialidades, de manera de desarrollar adecuadamente tus capacidades en la práctica del running y aportar en forma positiva a tu estado de salud (si es que has sufrido alguna lesión), calidad de vida y desempeño deportivo.

Los resultados de las evaluaciones deben ser interpretados por distintos profesionales para realizar las correcciones requeridas si se detecta un déficit muscular o un mal gesto técnico al correr. “Por ejemplo, si la fuerza de impacto es exagerada, se le recomendará al deportista un cambio de técnica de pisada o de calzado”, afirma el especialista.
Añade que desde el punto de vista del rendimiento, la corrección de factores alterados mejorará el desempeño del corredor. Además, la pesquisa de alteraciones en una persona sin molestias físicas servirá para prevenir lesiones.

Tipos de Análisis

La evaluación Funcional de la Marcha y la Carrera es el principal estudio que se realiza en un runner. En específico, la Electromiografía de Superficie (EMGs) es capaz de evidenciar la actividad eléctrica muscular exacta que presenta el corredor al ejecutar movimientos determinados. Con ello sabrá si los grupos musculares de la extremidad evaluada se activan en el momento adecuado durante la carrera y si la amplitud de esta activación es la correcta.
Por su parte, la Cinemática de la Marcha y Carrera determina el rango de movimiento de las grandes articulaciones (cadera, rodilla, tobillo), observándose si éstas se encuentran dentro de los valores esperados durante la actividad deportiva.
Se pueden efectuar también evaluaciones complementarias a nivel neuromuscular, para precisar la relación existente entre el estado del sistema nervioso central con el estado de los músculos al momento del análisis. Estas son de:

– Fuerza muscular: permite conocer el nivel de fuerza que está generando uno de los grupos musculares en específico.

– Fatiga muscular: dilucida qué tanta resistencia, ante una tarea mantenida en el tiempo, demuestra tener la musculatura.

– Balance muscular: para definir el porcentaje de activación que existe en los músculos de una de las extremidades en comparación con la extremidad contralateral, cuando éstas son sometidas a un esfuerzo muscular.

– Respuesta refleja. Para conocer cuál es el tiempo que demora un músculo específico en activarse frente a una inestabilidad súbita.