Epilepsia y Alteraciones del Sueño

Epilepsia e insomnio, entre otros

La epilepsia es una enfermedad crónica caracterizada por uno o varios trastornos neurológicos que deja una predisposición en el cerebro para generar convulsiones recurrentes, que suelen dejar consecuencias neurobiológicas, cognitivas, psicológicas y sociales. Una crisis epiléptica es un evento súbito y de corta duración, caracterizado por una anormal y excesiva o bien sincrónica actividad neuronal en el cerebro. Las crisis epilépticas suelen ser transitorias, con o sin disminución el nivel de consciencia y/o movimientos convulsivos y otras manifestaciones clínicas. La epilepsia puede ser causada por lesiones cerebrales de cualquier tipo (traumatismos craneales, secuelas de meningitis, tumores, y otros), sin embargo en muchos casos no hay ninguna lesión, sino únicamente una predisposición de origen genético a padecer las crisis. Con tratamiento médico es posible el control de las crisis en un elevado porcentaje de pacientes.

Por su parte, el insomnio es una de las alteraciones del sueño más comunes de la población. Se define como la incapacidad de lograr un sueño adecuado, que se manifiesta como dificultad para empezar a dormir, despertares prematuros, insuficiente cantidad de sueño o, en definitiva, la sensación de no poder dormir cuanto o cuando se desea.

Se estima que hasta un 30% de la población padece de insomnio, siendo más frecuente en mujeres y adultos, y apareciendo sólo de forma esporádica antes de esa edad.