Alto estrés emocional agravaría el desarrollo del bruxismo

El bruxismo presenta diferentes tipos de trastornos en la mandíbula, que aumenta durante períodos de alto estrés emocional.

El bruxismo es conocido comúnmente como el hábito de apretar los dientes y afecta en distintos grados a 7 de cada 10 personas. Este hábito involuntario puede causar desgaste y fracturas de las piezas dentales, como también diferentes tipos de trastornos en la mandíbula, viéndose aumentado durante períodos de alto estrés emocional.

CARACTERÍSTICAS DEL BRUXISMO

El Dr. Christian Droguett, cirujano maxilofacial de Clínica MEDS, explica que el bruxismo es una anomalía en los movimientos mandibulares que genera un exceso de función en las estructuras mandibulares y en toda la estructura maxilofacial, provocando una sobrecarga que incluso puede llegar a lesionar la articulación temporomandibular.

El especialista asegura que el bruxismo no es una condición que se pueda evitar y que su origen aún sigue siendo desconocido. “Se plantea que habría una anomalía propia en el funcionamiento de nuestro sistema nervioso, por lo que un paciente que bruxa probablemente lo va hacer toda la vida por episodios”, precisa.

ESTRÉS EMOCIONAL

Aunque no se conocen las causas del bruxismo, sí se sabe que hay ciertas situaciones que lo pueden agravar, como los episodios de estrés emocional. En este sentido, el Dr. Droguett señala que la forma en la que podríamos paliar la severidad o la presencia del bruxismo, es evitando aquellas acciones que lo pueden agravar. “Lo adecuado sería trabajar la tensión emocional que nos está agravando el bruxismo, ya sea a través de psicoterapias o ejercicios que nos permitan aliviar este estrés”, enfatiza.

SÍNTOMAS

Si bien muchas personas no saben que padecen esta patología, pues la mayoría bruxa mientras duerme, existen síntomas que debieran hacer consultar a un especialista. “Muchos pacientes se quejan de pesadez de la musculatura, que es atribuible al exceso de uso, pero lo más relevante es el dolor y la limitación funcional por afección de las articulaciones temporomandibulares por esta sobrecarga de funcionamiento de la mandíbula”, indica el profesional de Clínica MEDS

Por otra parte, el cirujano maxilofacial hace un llamado a no confundir el bruxismo con las cefaleas tensionales. “No se puede decir que el bruxismo no produzca dolores de cabeza, pero muchos de estos pacientes pueden tener también otra condición, que se llama cefalea tensional, que genera dolor en los lados del cráneo donde se ubica uno de los músculos más importantes que mueve la mandíbula, y que habitualmente debuta al mismo tiempo con el bruxismo”, señala.

TRATAMIENTO

Además de controlar el estrés emocional, hay otras formas de tratar los efectos del bruxismo. El Dr. Droguett sostiene que no existe un tratamiento curativo, sino uno paliativo, que se divide en dos, dependiendo de la condición del paciente:

  • Uso de férulas oclusales, también conocidos como planos de relajación: Protege las estructuras dentarias y ayuda a disminuir la sobrecarga que se produce en la zona maxilofacial, que afecta a la articulación temporomandibular.
  • Infiltración de la toxican botulínica: Está reservado para aquellos pacientes con un bruxismo más severo, permitiendo que la potencia de apriete de los músculos sea menor, por lo tanto las estructuras en general sufren menos.

El cirujano maxilofacial señala que no hay ningún fármaco que se haya identificado que sea realmente útil para tratar el bruxismo y enfatiza en que “los medicamentos para dormir no ayudan a bruxar menos”.

CASOS MÁS CRÍTICOS

El bruxismo puede ser más crítico en unas personas que en otras. Por ejemplo, en pacientes con escaso desarrollo de la mandíbula, que tienen una mayor incidencia a flexión de las articulaciones.  “Si a eso le agregamos un exceso de función, propia del bruxismo, las posibilidades de tener lesiones en las articulaciones aumentan de manera muy importante y pueden llegar a generar una artrosis de la articulación”, indica el especialista de Clínica MEDS.

¿CUÁNDO SE DEBE CONSULTAR?

El cirujano maxilofacial hace un llamado a los pacientes que padecen bruxismo a hacerse una evaluación, con el fin de estimar si hay o no alguna afección de la articulación o de las estructuras dentarias y desde ahí definir cuál es el tratamiento.

Además, independiente del bruxismo, el Dr. Droguett recomienda a las personas consultar a un especialista maxilofacial si tienen algunos de los siguientes síntomas:

  • Si siente un dolor persistente en el rostro
  • No ser capaz de identificar claramente el origen de la molestia
  • Si es un dolor que se mantiene en el tiempo