Búsqueda de Lesiones y Enfermedades

Lesiones y Enfermedades > Artículo: Tendinitis o tendinopatía cuadricipital >

Lesiones y Enfermedades

Autores: Cheyre Ehlers, Jorge
Especialidades: Traumatología y Ortopedia
Sub especialidades: Rodilla

Centro Médico MEDS
Causas I Síntomas I Tratamiento I Prevención

Definición

La tendinitis o tendinopatía cuadricipital (este último es el nombre más adecuado) es la inflamación del tendón del cuádriceps, el cual nace de la rótula a nivel distal y se continúa con el músculo a nivel proximal.

 
Pantalla Completa

Tendinitis o tendinopatía cuadricipital

¿Por qué se produce?

La principal causa de las tendinopatías, y en particular de la cuadricipital, es la sobrecarga del tendón. En general esto sucede porque se producen mecanismos de tensión repetitivos sobre un músculo, en este caso del cuádriceps, el cual no está lo suficientemente potente y desarrollado para soportar esas cargas repetidas, lo que culmina con un microtraumatismo repetitivo que lo inflama.

Deportes en que más se produce

Los deportes de salto e impacto son los que más sobrecargan el cuádriceps, por lo tanto, esta patología se asocia mucho al vóleibol, básquetbol, running, fútbol y esquí en nieve, entre otros. Todos estos deportes hacen que se sobrecargue sistemáticamente el tendón, causando inflamación.

Síntomas

Los síntomas más importantes son, por un lado, el dolor a nivel del polo superior de la rótula, que se presenta a la palpación, a la contracción activa del cuádriceps y a la elongación pasiva de éste. En general es un dolor que se confunde dentro del concepto que es el dolor anterior de rodilla, que puede involucrar tanto el tendón cuadricipital como el rotuliano y a la rótula en particular.

Diagnóstico

En primera instancia es clínico. El examen físico es relevante en el sentido de que hay que buscar dolor en el polo superior de la rótula y por otro lado esto se complementa con un estudio ecotomográfico que muestra el grado de alteración que tiene el tendón.

Se puede complementar a su vez por un estudio de resonancia magnética, sin embargo, en general éste se solicita cuando no se tiene claro si la causa del dolor proviene del tendón rotuliano o de la rótula. En el fondo se hace una resonancia para descartar que haya una lesión en el cartílago que esté enmascarando un poco esta molestia.

Cuando se hace una ecotomografía se pueden presentar tres tipos de alteraciones:

El engrosamiento del tendón, conocido como tendinosis, el que puede estar aislado, lo que vendría siendo una tendinosis rotuliana.
Micro roturas fibrilares, que hablan de un estado más avanzado y severo de la patología.
Presencia de calcificaciones en el tendón.

Esta clarificación es muy relevante, porque a través de esto se puede clasificar de forma distinta esta tendinopatía.

Tratamiento

Tiene distintas fases y es un tratamiento combinado. En general, lo primero que se realiza, es ejercer una acción para disminuir el dolor. Para esto se utilizan antiinflamatorios y se aplica hielo local por un período que va entre los 10 y 15 minutos, tres o cuatro veces al día.

Si el dolor no disminuye se combina con un tratamiento kinésico, el que busca, por un lado, elongar este tendón, potenciar el músculo cuádriceps y disminuir el dolor localizado.

Si la lesión al tendón presenta micro roturas fibrilares está indicado realizar una técnica que se está desarrollando en MEDS, que consiste en hacer una infiltración con Plasma Rico en Plaquetas, que en el fondo tiene la presencia de factores de crecimiento que ayudan a cerrar estas micro roturas y sanar de forma adecuada.

Por otra parte, cuando existen micro calcificaciones los factores de crecimiento no son una buena alternativa, toda vez que pueden generar más calcificaciones, pero aquí sí está indicado usar ondas de choque, las que buscan pulverizar las calcificaciones y a su vez estimular un recambio celular a nivel del tendón.

Cuando estos tratamientos durante un período de tiempo no logran recuperar al paciente, está indicado el tratamiento quirúrgico, pero la verdad es que es bastante poco frecuente y es para casos muy aislados. Ésta consiste en remover fragmentos cálcicos y tejidos degenerativos (aquellos que ya no tienen vitalidad) y realizar tenotomías longitudinales para poder estimular el recambio celular.

Recuperación

Va a depender de la magnitud de alteración que haya inicialmente, si sólo hay un engrosamiento y el dolor es leve la recuperación va a ser rápida y no debería tomar más de dos semanas. Sin embargo, cuando hay micro rotura o calcificaciones se debe asumir que el tratamiento va a necesitar un período aproximado de dos a tres meses.

Hay casos donde el paciente tiene una pequeña molestia y con el uso de antiinflamatorios al cabo de un par de días se soluciona el problema, pero esos son casos agudos muy puntuales por sobrecargas específicas.

En general, una vez que está diagnosticada una patología de este tipo se requiere ser muy constante en una pauta de ejercicios a seguir posteriormente y si no se realiza, termina despotenciando su musculatura, por lo que es muy probable que esto vuelva a presentarse.

Prevención

Hoy en día se sabe que antes de realizar actividad física se debe hacer una rutina de puesta a punto de calentamiento y las elongaciones son fundamentales. Eso permite prevenir tanto lesiones musculares como tendinosis. Es muy importante también que después de realizada la actividad se elongue.

Esta información es de carácter general e informativa y en ningún caso se puede entender como un consejo sobre tratamiento específico alguno, ninguno de estas indicaciones puede usarse sin previa indicación médica. Consulte siempre a su médico.
Este documento fue revisado en: 07-10-2011
Categorías: Lesiones, Rodilla
Mostrar barra de usuario