Búsqueda de Lesiones y Enfermedades

Lesiones y Enfermedades > Artículo: Tendinitis o tendinopatía cuadricipital >

Lesiones y Enfermedades

Autores: Umaña Cerón, Gonzalo, Cheyre Ehlers, Jorge
Especialidades: Traumatología y Ortopedia
Sub especialidades: Rodilla

Centro Médico MEDS
Causas I Síntomas I Tratamiento I Diagnóstico I Prevención I Reintegro Deportivo

Definición

La tendinitis o tendinopatía cuadricipital, este último es el nombre más adecuado, explica el Dr. Jorge Cheyre, traumatólogo, es la inflamación del tendón del cuádriceps, el cual nace de la rótula a nivel distal y se continúa con el músculo a nivel proximal.

 
Pantalla Completa

Tendinitis o tendinopatía cuadricipital

¿Por qué se produce?

La principal causa de las tendinopatías, y en particular de la cuadricipital, es la sobrecarga del tendón. En general esto sucede porque se producen mecanismos de tensión repetitivos sobre un músculo, en este caso del cuádriceps, el cual no está lo suficientemente potente y desarrollado para soportar esas cargas repetidas, lo que culmina con un microtraumatismo repetitivo que lo inflama.

Deportes en que más se produce

Los deportes de salto e impacto son los que más sobrecargan el cuádriceps, por lo tanto, esta patología se asocia mucho al vóleibol, básquetbol, running, fútbol y esquí en nieve, entre otros. Todos estos deportes hacen que se sobrecargue sistemáticamente el tendón, causando inflamación.

Síntomas

Los síntomas más importantes son, por un lado, el dolor a nivel del polo superior de la rótula, que se presenta a la palpación, a la contracción activa del cuádriceps y a la elongación pasiva de éste. En general es un dolor que se confunde dentro del concepto que es el dolor anterior de rodilla, que puede involucrar tanto el tendón cuadricipital como el rotuliano y a la rótula en particular.

Diagnóstico

En primera instancia es clínico. El examen físico es relevante en el sentido de que hay que buscar dolor en el polo superior de la rótula y por otro lado esto se complementa con un estudio ecotomográfico que muestra el grado de alteración que tiene el tendón.

Se puede complementar a su vez por un estudio de resonancia magnética, sin embargo, en general éste se solicita cuando no se tiene claro si la causa del dolor proviene del tendón rotuliano o de la rótula. En el fondo se hace una resonancia para descartar que haya una lesión en el cartílago que esté enmascarando un poco esta molestia.

Cuando se hace una ecotomografía se pueden presentar tres tipos de alteraciones:

El engrosamiento del tendón, conocido como tendinosis, el que puede estar aislado, lo que vendría siendo una tendinosis rotuliana.
Micro roturas fibrilares, que hablan de un estado más avanzado y severo de la patología.
Presencia de calcificaciones en el tendón.

Esta clarificación es muy relevante, porque a través de esto se puede clasificar de forma distinta esta tendinopatía.

Tratamiento

Tiene distintas fases y es un tratamiento combinado. En general, lo primero que se realiza, es ejercer una acción para disminuir el dolor. Para esto se utilizan antiinflamatorios y se aplica hielo local por un período que va entre los 10 y 15 minutos, tres o cuatro veces al día.

Si el dolor no disminuye se combina con un tratamiento kinésico, el que busca, por un lado, elongar este tendón, potenciar el músculo cuádriceps y disminuir el dolor localizado.

Si la lesión al tendón presenta micro roturas fibrilares está indicado realizar una técnica que se está desarrollando en MEDS, que consiste en hacer una infiltración con Plasma Rico en Plaquetas, que en el fondo tiene la presencia de factores de crecimiento que ayudan a cerrar estas micro roturas y sanar de forma adecuada.

Por otra parte, cuando existen micro calcificaciones los factores de crecimiento no son una buena alternativa, toda vez que pueden generar más calcificaciones, pero aquí sí está indicado usar ondas de choque, las que buscan pulverizar las calcificaciones y a su vez estimular un recambio celular a nivel del tendón.

Cuando estos tratamientos durante un período de tiempo no logran recuperar al paciente, está indicado el tratamiento quirúrgico, pero la verdad es que es bastante poco frecuente y es para casos muy aislados. Ésta consiste en remover fragmentos cálcicos y tejidos degenerativos (aquellos que ya no tienen vitalidad) y realizar tenotomías longitudinales para poder estimular el recambio celular.

Recuperación

Va a depender de la magnitud de alteración que haya inicialmente, si sólo hay un engrosamiento y el dolor es leve la recuperación va a ser rápida y no debería tomar más de dos semanas. Sin embargo, cuando hay micro rotura o calcificaciones se debe asumir que el tratamiento va a necesitar un período aproximado de dos a tres meses.

Hay casos donde el paciente tiene una pequeña molestia y con el uso de antiinflamatorios al cabo de un par de días se soluciona el problema, pero esos son casos agudos muy puntuales por sobrecargas específicas.

En general, una vez que está diagnosticada una patología de este tipo se requiere ser muy constante en una pauta de ejercicios a seguir posteriormente y si no se realiza, termina despotenciando su musculatura, por lo que es muy probable que esto vuelva a presentarse.

Prevención

Hoy en día se sabe que antes de realizar actividad física se debe hacer una rutina de puesta a punto de calentamiento y las elongaciones son fundamentales. Eso permite prevenir tanto lesiones musculares como tendinosis. Es muy importante también que después de realizada la actividad se elongue.

Reintegro Deportivo

Según explica el Dr. Gonzalo Umaña, traumatólogo, luego de haber hecho la correspondiente rehabilitación en Kinesiología, el objetivo de un deportista es volver a realizar su actividad a un óptimo nivel, de la manera más rápida y segura posible. De esto se encarga el programa de Reintegro Deportivo.

Dentro de su proceso de recuperación, agrega el especialista en rodilla, el deportista será evaluado por su kinesiólogo y por su traumatólogo, quienes determinarán si el paciente está en condiciones de comenzar un plan retorno a las actividades deportivas.

La ESCALA VISA permite una clasificación clínica basada en la gravedad sintomática, la capacidad funcional y la capacidad deportiva, que ayuda tanto al fisioterapeuta como al paciente a cuantificar el progreso y, además, permite la detección precoz de cualquier empeoramiento de los síntomas. Este cuestionario consta de 8 ítems con un rango de valorización de 0 a 100. El estado más satisfactorio correspondería a una puntuación de 100.

Los deportistas deberán cumplir determinados requisitos para poder ser dados de alta médica en una tendinopatía cuadricipítal. En este caso también deberán cumplir requisitos en relación a la ESCALA VISA.

Por otra parte, la sensación subjetiva de dolor al hacer ejercicios excéntricos debe haber disminuido al menos a la mitad con respecto al inicio del tratamiento según escala subjetiva de dolor, con puntuación de 0 a 10.

Además, médicamente deberían cumplirse los siguientes requisitos:

Recuperación de los niveles de fuerza, así como el volumen de los grupos musculares.

Desaparición de la neo vascularización alrededor del tendón.

Realización de impactos con el balón y saltos realizados individualmente sin ninguna molestia en el caso del futbol.

Recomendaciones para lograr un óptimo reintegro deportivo

Incrementar las cargas sobre el tendón en relación a la fuerza máxima, volumen de trabajo en una sesión y velocidad de los gestos, considerando la carga que actúa en el tendón en actividades funcionales.

Siempre realizar ejercicios de forma progresiva y relacionados con el deporte específico. Dejar para el final los saltos al 100% y los cambios de dirección y frenos al 100%.

 

El Reintegro Deportivo consta de ejercicios funcionales adaptados al deporte específico que realiza la persona, los que buscan mejorar la agilidad, la potencia, la coordinación y el balance entre otras, respetando siempre los procesos fisiológicos de la recuperación del deportista, manejando variables como la intensidad, duración y velocidad de las ejecuciones.

¿Cómo prevenir las recidivas de forma paralela?:

Mantenerse con ejercicios excéntricos de cuádriceps por al menos 12 semanas (aunque los síntomas se vayan antes).

Elongación de cuádriceps que son los que más van a ayudar a la formación de colageno tipo 1.

Elongar isquiotibial y tríceps sural.

Ejercicios de fortalecimiento y control lumbopélvico sobre todo en las mujeres para evitar cambios en la tracción del tendón por desalineamiento funcional.

Aplicar hielo después de la sesión de entrenamiento.

Aprender como debe calentar y que hacer después de jugar para prevenir lesiones.

 

Los plazos de Reintegro deportivo para la tendinopatía del cuádriceps varían de un deportista a otro y dada la gran demanda que tiene el cuádriceps en posiciones bajas, ejercicios de aceleración y por sobre todo en los saltos, es que se debe seguir los consejos del kinesiólogo para así evitar al máximo el riesgo de relesión.

Esta información es de carácter general e informativa y en ningún caso se puede entender como un consejo sobre tratamiento específico alguno, ninguno de estas indicaciones puede usarse sin previa indicación médica. Consulte siempre a su médico.
Este documento fue revisado en: 14-08-2015
Categorías: Rodilla, Lesiones
Mostrar barra de usuario