Reiki

El Reiki es conocido fundamentalmente como una terapia de curación siendo aún mucho más que eso. Está dirigido a todo tipo de personas, desde bebés hasta adultos mayores, sin ninguna contraindicación.

La energía Reiki es la Energía Universal canalizada a través de las manos, que armoniza y equilibra los Centros de Energía o Chakras, desbloquea los canales internos por donde fluye la energía y provee de la Paz interior que todo el mundo requiere para saber que estamos conectados con el Amor Universal.

Los desequilibrios energéticos internos causan la pérdida de la salud en sus aspectos físico, mental y emocional. El Reiki forma parte de las técnicas que utilizan la energía para curar a las personas, siendo una de las más sencillas y eficaces. Con el empleo del Reiki, las condiciones negativas se convierten en positivas.

El Ki

La Acupuntura China, que tiene más de 5000 años, denomina Chi a la energía vital que circula por el organismo, la Acupuntura Japonesa, con 3000 años de antigüedad, la llama Ki y el Hinduismo se refiere a esta como Prana.

Todos los seres vivos tenemos Ki. El Ki requerido por una víscera o un órgano, depende de la estructura y densidad del mismo. Si el Ki deja de circular completamente en un organismo vivo, la vida se interrumpe.

Objetivos del tratamiento Reiki

El objetivo básico de un tratamiento Reiki es integrar y hacer interactuar en forma armoniosa la energía del universo con el Ki, que es la energía vital interna de los seres vivos.

Según la Medicina China, la enfermedad o desarmonía pasa por cuatro estadios:

  • CAUSA: DESCONEXIÓN ESPIRITUAL
  • MANIFESTACIÓN FÍSICA: SÍNTOMAS DE ENFERMEDAD
  • PATOLOGÍA: SE DESENCADENA LA ENFERMEDAD
  • ENFERMEDAD AUTOINMUNE O CÁNCER

 

La Medicina Convencional trabaja en estos casos sobre los efectos, es decir, sobre los estadios detallados en el punto segundo, tercero y cuarto.

Las Terapias Complementarias (Reiki, entre ellas), devuelven al individuo a la CAUSA, desde cualquiera sea el estadio en que se encuentre, reconectándolo con la Fuente y ayudándolo a que reconozca su esencia espiritual.

Así, el paciente logra su reconexión con la Energía Maestra del Universo y consecuentemente se originan procesos de revitalización física, mental y emocional, los que dan lugar a un estado de bienestar general y de salud.

El Reiki es un camino de amor y compasión que nos lleva a la sanación integral de nuestro Ser al devolver la sabiduría y sus funciones al organismo, reorientando la vida hacia nuestra Esencia Espiritual.

¡¡REIKI te cambia la vida o, mejor dicho, te la devuelve!!